#Quedada @BarriosdeLetras #Leganes

Lo prometido, ¡deuda es!, por lo tanto y como mandan los cánones del compromiso y la palabra, ¡aunque para ello no me hace falta ni dar la mano!, ahí va el próximo encuentro de escritoras, escritoras y blogueras, ¡y cómo no!, escritores, lectores y blogueros.

El viernes día 25 de agosto nos vemos en #Leganés, una villa histórica donde la literatura es bien recibida.

Un día muy especial en el que las personas que amamos la literatura nos conoceremos y disfrutaremos de una jornada intensa recorriendo varios puntos de @BarriosdeLetras, y en la que conoceremos las ventajas y virtudes de darse a conocer como humanas plumas entre quienes leen y reseñan. ¿Algún  plan mejor? ¡Tú sabrás!

Si escribes, ¡ahí tienes tu sitio!, y si lo que te place es reseñar o leer y quieres conocer a los autores de primera mano, ¡también, faltaría más!

Seguid a @BarriosdeLetras en Twitter y @BarriosdelasLetras en Facebook, os seguirán y a través de los mensajes os irán poniendo al día, y si no, estad atentos, las noticias se irán dando por este blog.

Y recordad, ¡habrá una comida!, por lo que es necesario confirmar esta asistencia, y luego un paseo por los puntos, si no puedes ir a la primera cita, ¡no te preocupes!, ¡marcaremos el itinerario!

Un fuerte abrazo

 

Castrillo de Don Juan

Carretera adelante, camino de un pueblo desconocido para este viajero, y por el que gracias a la Divina Providencia, ¡nunca mejor dicho!, la de un buen amigo, Fran para mí y Francisco por esos lares, a quien tuve el honor de visitar y darme un paseo por sus calles, plazas, callejas y callejuelas.

Un horizonte de girasoles y viñedos, daban la bienvenida a otros tiempos en los que recorriendo la península de una punta a la otra, aún recordaba la soledad del campo y de las vistas al inicio de la primavera y en su final, verde esmeralda peinado por el viento y oro y gualda del centeno, trigo o cebada mecido con cariño por la eola naturaleza.

Poesía en su esencia, ¡la de Castrillo!, simple y sin cortesía, dándole el estribillo de su provincia, Palencia, con amor y alegría.

Por avatares del destino y en otras campiñas de lo que antes fue castilla y ahora por la gracia de otros, no lo es en geografía pero sí en su historia, conocí a un doncell caballero, profesor por la gracia de su talento y buen compañero de suelas, pero de otoño a primavera, que durante la canícula de este verano, largo y duro como la madre que lo parió, no hay santo que toque el asfalto.

Como les decía, el que obedece al nombre del primer párrafo, ¡no suban que falta no hace!, Paco es, pero así no le llamamos, me ofreció visitar su amado pueblo y ya de paso presentar en sus fueros al pájaro armado que tanto se ve por las redes sociales. El caso es que acepté y aproveché la circunstancia para volver a viajar por tierras castellanas un tanto más frescas que las del sur.

El Esgueva riega esa comarca, un río cristalino, truchero y frío del que ya tuve constancia tiempo ha por otros avatares, y que en esta ocasión dejo para una de esas crónicas que de vez en cuando me da por describir. El paso de sus aguas riega toda la zona, a excepción de esta temporada, donde hay aprtes en las que he podido constatar que llevan agua a las abejas, ¡oigan, que es tan real como la vida misma!

A medida que conducía el nuevo y particular vículo,  ¡no!, no busquen esa palabra que no existe, es la definición de un oche, ¡perdón!, que lleva cuatro ruedas, un buen motor y el tío le echa unos cánones que ya quisieran otros muchos, de hace 40 años, ¡por supuesto!

El caso es que Platero, así le llamo cariñosamente, y esta pluma, íbamos hablando por el camino, comentando de la belleza de esos entornos y de la magia que se respira a medida que nos acercábamos al punto y para.

Pensaba, a medida que avanzaba en llanuras tales como las del sur de Burgos, pero que va, ¡qué sorpresa tan agradable!, el terreno se iba haciendo montañoso, sin llegar a serranías, pero si a sus pedanías. La temperatura disminuía y los aromas hacían su agosto, hasta que tras cruces y otras confluencias, encontré el cartel de Castrillo de Don Juan y a la “dereché”, como diría un español con simpatía, alevosía y sorna a los franceses, ¡me adentré!

-¡Para, para!, ¿a dónde vas? –escuché mientras observaba bellos jardines de rosas a la entrada, tan bien cuidados estaban, que contemplándolos casi me paso de largo.

-¡Fran!, ¡witos!, si eres tú. Espera que amarro a Platero y bajo las cosas.

Un abrazo y a su casa, allí nos esperaba Natividad, su encantadora y hospitalaria madre, a la que después de dar un par de besazos y atravesar su jardín, no pude por menos que oler el perfume de sus rosas, ¡qué gozada!, no solo esas bellas flores, sino todas, hasta maracuyá tienen plantado.

Ella, agradecida y dulce como nadie agradeció el detalle con una sonrisa, pero…, no era lisonja lo que le decía, sino la realidad que había visto y comprobado, hasta el punto que cogí la cámara con teléfono de su hijo y no dejé planta por retratar, incluso me comí algunos de los pétalos de un geranio, rojo por supuesto, eran de la misma especie que en mis tiempos de Canarias, cuando de chaval paladeaba y probaba las plantas que me ofrecían ciertas garantías por oídos de los que sabían.

-¡Vamos a la bodega! –ordenó mi compañero. Cogió pan, lo partió y…, ¡pardiez que me pierdo! Sigo…, una lata de pulpo, queso, tomates, aceitunas y a pie al nuevo destino.

Por el camino nos encontramos a el regidor de tan ilustre pueblo, ¡Santiago!, para ponerles en antecedentes. Buen nombre y hombre, “santi hago”, que el caballero se da unas zurras a trabajar para todos que da gloria, ¡me consta y firmo! Tras el inicial y cortés saludo:

-¡Vamos a la bodega!, ¿te vienes? –preguntó Paco.

-Lo intentaré, pero aún tengo que ducharme.  –El alcalde.

Y de nuevo de paseo, a base de buenos días a todos los viandantes, algo imposible de hacer en las ciudades y grandes poblaciones, donde incluso a veces parece que sienta mal cuando entrando a un ascensor dices a viva voz, ¡buenas tardes! Qué diferencia y cuánto placer da volver a vivir lo que en otros tiempos se hacía. He ahí uno de los encantos de esta pequeña villa.

Cuando llegamos a la plaza, no piensen que hay mucha distancia, entre 150 y 200 metros, me volví a sorprender, en esta ocasión por la altura de sus muros, tanto como los de algunas catedrales. La edificación iba camino de basílica, pero los bolsillos del pudiente se quedaron mirando la fresca y a Onteniente y no pudieron con el resto de la construcción.

Unos cuantos pasos arriba, daba el sol en la sesera pero sin la fuerza de los madriles, llegamos a la iglesia de todo Baco, abrió la puerta y bajamos hasta donde estaba el caldo de la vid.

-¡Qué frío!, aquí debe hacer entre 13 y 15 grados centígrados. –comenté.

Quitó el candado empujó la reja de hierro forjado y voilé! Ahí estaban las botellas. Cogió un par de ellas y otra vez a la parte superior, donde todo estaba preparado, una gran mesa de madera y bancos para celebrar lo que el momento inspire. Corcho fuera y con cariño vertiendo el zumo en la copa. Vino casero y bien amado, así es el líquido elemento de la zona, bueno,  fresco y con carácter, cálido al paladar, afrutado y tinto de la Ribera del Duero, aunque no tengan el mismo sello de la denominación, ¡inmerecido!, se lo garantizo, pero…, hay cosas que no se comprenden.

Entre viandas y los placeres del tomate, ¡qué frutas da el pueblo!, ¡mamma mía!,  apareció el esperado, bien recibido y hallado, pero sin más que llevarse a la boca que el extracto del tempranillo y unas aceitunas, pues a lo tonto, saboreando el rato y charlando se nos fue la cabeza.

De nuevo y parloteando, observé que el edil era una de esas personas que viven y disfrutan sirviendo a sus gentes y que además no se queja, tan solo comenta en su idioma, que ya le gustaría que lloviera a gusto de todos.

Nos despedimos para dirigirnos al hogar de Natividad, allí nos estaba esperando con una fabada de esas que hacen de la gastronomía una auténtica antología, y es que la cocina cuando hay amor, experiencia, maña y ganas, sobran hasta los ingredientes, ¡un tanto exagerado!, ¡ya, ya lo sé!, pero ensalzar lo que merece serlo, no es más que hacerles utilizar la imaginación para volar, vivir y desplazarles para disfrutar de ese manjar.

Finiquitada la operación una siesta de 20 minutos y a la presentación. Había llegado el momento. Una duda me asaltaba. ¿Vendría alguien? Algo normal para cualquier escritor, la literatura es para muchos lo que se ve en las librerías y no debe tocarse, puede perjudicar el sentido de lo “acomún”.

Preparando el escenario del teatro, ¡que lo es!, empieza a llegar público. No me lo podía creer, quince minutos antes y ya había personas esperando, algo que jamás me había pasado. Llega el instante esperado y el ilustre regidor de Castrillo de Don Juan da el paso con una media verónica y se aleja del toro, no sea que le pille y le de un repaso. ¡Perdón caballero!, es una manera de expresar la velocidad del tránsito de su aparición. Que conste que no reprocho nada, todo lo contrario, pues demostró que la atención debía estar en quien se había allí presentado para la ocasión. ¡Gracias a millones!

Fran recoge la muleta, tienta con nobleza, da un par de naturales, unos redondos arriesgados, padresiana y suelta el astado dando la alternativa al narrador. Buena corrida y todos con dos orejas, rabo y solomillos, que no es típico en los ruedos, pero vista la faena y la cantidad de pañuelos, el jurado da por hecho que en innovar está el futuro, la fuerza y evolución.

El humor es Ley de buena vida, salmo 28, 35, 43 de los Canónigos. Números en los que nada consta y sin embargo y con respeto da un toque de verbo hilarante para quien comprende el idioma de la broma.

Todo fue a pedir de boca, buena y hospitalaria gente, entorno agradable, bello y para colmo, ¡cultura!, ¡sí, la que hay en esa localidad!, tanta que incluso el ayuntamiento ha creado un espacio para donar libros. ¡Como debe ser!, potenciar la lectura es garantizar el futuro y Santiago, en esta ocasión y para siempre Don, que ganado se lo ha, lo mismo que Fran y cada una de esas personas que por allí conocí, paisanos que nacieron en ese burgo y que por avatares de la vida ahora viven en Barcelona, Tarragona, Santander, Madrid, Valladolid, Palencia, Salamanca y a saber, pero que jamás olvidan de lo que es Castrillo de Don Juan, una infancia que todos los niños y niñas deberían tener, en libertad, connivencia y convivencia con la naturaleza, por ello hoy y siempre diré, ¡que viva esa hermosa villa!, que por derecho propio protege con sabiduría a los suyos, dándoles lo que necesitan, paz, experiencia, cordialidad, hospitalidad, amor y alegría.

¡Que viva Castrillo de Don Juan!

Te esperamos a la Presentación oficial. ¡¡¡@BarriosdeLetras!!!

Estamos a punto de presentar oficialmente @BarriosdeLetras. El día “0” será el próximo jueves 29 de junio a las 18:30 horas de Getafe.

El punto elegido, ¡Getafe! Las razones son muy simples. Es la primera villa que consigue cerrar el círculo mágico de las letras, nueve establecimientos de hostelería han sido los culpables de tan gran obra, NUEVE amantes de la lectura han conseguido que @BarriosdeLetras sea una realidad, pero además hemos elegido un restaurante mexicano, y las razones son de nuevo de una lógica aplastante.

Al día de hoy y desde hace cuatro meses, hay 25 puntos para vibrar con un libro en las manos tomando un café o lo que se tercie, según la hora o el interés de cada cual a lo largo del país. Todo comenzó con un sueño a la luz de la luna, y hoy nos ayuda el sol.

@BarriosdeLetras nació aquí en España, pero…, ¡también es internacional!, y México la puerta o el puente que une los continentes desde el otro lado del gran charco. La literatura no conoce fronteras, ¡esa es la idea! Un movimiento que comenzó buscando alternativas para dar a conocer escritores y sus obras, no se puede quedar en un solo país, sino que debe crecer, aparearse para que el resto de sus hijos conformen una familia unida por el amor a la tinta sobre el papel y por las ganas de potenciar el más hermoso de los sueños, ¡la lectura!

El pasado año con el Primer Foro Internacional de Escritores y Profesionales Afines, y éste, poniendo los cimientos de un enorme edificio, el que nos une a todos, la filosofía de fabricar y materializar las ideas de interés general.

El próximo jueves será una gran fiesta, la de quienes creemos que impulsar y hacer llegar los libros a cualquier parte como un valor añadido dentro de la hostelería, es un requisito fundamental, no solo para los escritores, sino para todas esas personas que desean conocer nuevos talentos, plumas que gozan de ingenio y calidad, pero que por avatares del destino y de los medios, no pueden llegar.

Pero @BarriosdeLetras es mucho, ¡mucho más! Poco a poco se anda el camino, de la misma manera que se irán dando a conocer la virtudes de tan emblemático proyecto de carácter universal.

Así que ya sabéis, te esperamos en La Venganza de Malinche, calle Ricardo de la Vega, 1, en el Getafe de toda la vida.

Fernando Cotta Pollo.

Vicepresidente de la Sociedad Iberoamerica de Escritores.

 

“Siete minutos para amarte!

Ayer vi subir cinco estrellas al firmamento, ¡perdón! hay que sumar tres más, empiezo y nombro a ese universo que lleva por título “Siete minutos para amarte”

Nunca me pude imaginar que llegaran a levantar al público durante casi treinta minutos, media hora de aplausos de pie de unos espectadores que habían vivido lo mismo que yo, un auténtico espectáculo, un musical que ya llevaba camino de ser un éxito, pero que sobrepasó los límites de la imaginación.

Quienes tuvimos la suerte de estar allí sufrimos el hechizo de unos auténticos fenómenos de la interpretación y de una obra que debe exponerse en los mejores teatros, ¡no de España!, sino del mundo entero. Más del cuarenta por ciento del tiempo a risas y carcajadas. ¡Increíble!

Empiezo por el creador, Don, porque merecido se lo ha. Él y el resto de los cuerpos celestes. El pasado lunes a las 8 horas de una tarde y noche, todos fueron propietarios por reales derechos de dos orejas y rabo por persona, vuelta al ruedo y salida por la puerta grande del Alfil templo. En este caso Esteban García Valdivia, que ha sido capaz de escribir y plasmar sobre el plató una MAGNA obra, con mayúsculas y mi más sincero respeto.

A Expresando por haber visto lo que tenía entre sus manos. En ocasiones las cosas pasan de largo sin puesta en escena, pero no, vieron lo que tenían en sus manos y con ¡sus cánones lo llevaron a cabo! ¡Gracias!

Y ahora voy por los actores, dejo a la gran estela para el final, ¡y ojo!, que todos los son, pero hay cosas que se ven y oyen y jamás se podrán olvidar.

Marusella Oviedo, quien supo poner e imponer un toque de picardía de la vieja escuela, amén de ingenio y sus talentos. Sara Teleña, otra sorpresa, tablas y qué maneras, destreza, coraje y genio. Ana Camino, luces, chispa, actitud y pericia. Jesús Sanz, ¡tela y el telón! La voz en off, a Jesús Alcañíz me refiero, siempre a la altura de las circunstancias, mandando y ordenando cual torero a un bravo astado, y falta, ¡el astro rey!, ¡Don Jesús Arias, y me quedo corto!, soltura, ganas, coraje, participios, ¡perdón huevos quise decir!, interpretación, gesticulación y voz. Aún sigo sorprendido por lo que puede ver, sentir y oír ayer.

Sin olvidarme de ese grupo musical que nos trajo las delicias del rock, los Bullys quiero decir, banda que supo cuadrar en todo momento la extraordinaria gala.

¿Han surgido nuevas estrellas? ¡No, toda una constelación!, “La de Siete minutos para enamorarte” Habrá que hablar con los astrónomos para que la busquen, que ahí está, en un universo plagado de cuerpos celestes donde los mismos luceros se han visto obligados a dejar sitio en el firmamento.

Chapó Esteban, Chapó Expresando, Chapó Marusella, Chapó Sara, Chapó Ana, Chapó Jesús Alcañíz y chapó, chapó y chapó a Jesús Arias.

Gracias, un millón de millones de gracias por crear y plasmar sobre el escenario, ¡tanta genialidad! ¡Siete minutos para amarte!

 

A LA LUNA

Mi fiel compañera,

cuando te veo

tu magia siento y vuela.

Cruel cuando desapareces,

y aún estando ahí,

no me meces.

Cada día, cada noche

sueño contigo

cuando no estás mi cuerpo se estremece.

Te vas y luego vuelves,

por el día

o en la melancolía

y cuando creces bella mía,

renace la luz,

traes la magia

y resplandeces.

No te vayas Luna mía,

déjame verte brillar,

y sentir tu compañía.

 

José, promesa cumplida. He ahí vuestra mágica y común canto a La Luna. Me debes una Cuchara Mágica

 

¡PODEMOS SE NIEGA A LA DONACIÓN A SANIDAD de 320 M/€!

No tolero la hipocresía, ¡no puedo con ella!, intento apartarme de la política y no me dejan, ¡vive Dios que no!

Hoy salta a la palestra la negativa de PODEMOS a las donaciones de Amancio Ortega a la Seguridad Social para investigar contra el cáncer y van, ¡porque les sale de sus churrifláuticos! y dicen que no. ¡Oiga!, que 320 millones de € son una limosna.

Manda cánones y canónigos, ¡de comer!, que con la iglesia esto nada tiene que ver, o sí, quizá con el Iglesias y sus ilustradísimos, que se tercian según el interés que le viene en gana, unas veces por peteneras y otras, otras por las estupideces de quienes dicen y tratan semejantes barbaridades. ¿Cuánto dona usted?

¡Leches!, ¿es así cómo ese partido quiere ganar las elecciones?, jajajaja. Van por muy buen camino, mira por dónde aún no había incluido a esa organización como tal en Andayquelesdén y la comarca de la Joda y hoy por sus santos honores, ¡perdón!, llamémoslo de otras reales maneras, o mejor dicho…, en su imaginación lo dejo, toman la decisión de intentar evitar que un señor que se ha ganado y labrado un futuro a base de trabajar duro y saber estar, no done una burrada de dinero para la investigación de la enfermedad que más personas de este país se lleva de recuerdo al cementerio.

Señor Iglesias, hasta la fecha no me había metido en estas varas, y pardiez que veo que no me queda otro remedio que enseñarle las picas de los tercios, ¡perdón!, que usted va a botellines. Tanto decir que no, y ahora es en la política quien más gana, ¡hostias caballero!, que la sensatez es lo primero o…, ¿me asegura que si a sus padres, hijos cuando los tenga o si ya vinieron, les negaría que entraran esos dineros para intentar paliar ese triste final?, ¡la muerte y sufrimiento por tan duro avatar! A estas horas de la noche, ¡todo me lo creo!, pero claro, seguro que por delante nada se vería, todo se haría por detrás. ¿Es así señor catedrales?

Que le pregunten a todas esas familias que han perdido a seres queridos y visto la terrible cara de la guadaña. A mí por ejemplo, y a tantas personas de su propio partido que conozco y ahora se estarán acordando de su…, ¡use buen papel higiénico y llévelo en abundancia, que lo necesitará! ¿Capisce?

¡Manda narices!, aún no me lo puedo creer y mañana según vea las estadísticas dará un giro al revés, como con Puigdemont, ¡tela, tela, tela y el telón de Aquiles!, ¡vaya que se me fue!, era el talón, pero igual me da, tal cual al profesor de universidad, que más parece un efímero vendedor de a tres y a cuarto la mitad, que un político de honestidad.

¡Qué pena y qué fatalidad de ruiseñor!

Para cotejar la realidad:

PODEMOS hace asco a la donación a Sanidad

Podemos se niega a aceptar la donación para Sanidad

MI QUERIDA CARMENA

Sorprendido y cabredo me tiene usted señor alcaldesa, ¡y no soy el único!, ¡vive su Dios que no! Ya es de prever que aquellos que defienden los intereses y derechos de los demás, no lo hagan, ¡con dos cánones Carmena!, los que usted tiene y está demostrando.
Demagogia e hipocresía de la misma mano, ¡válgale su cielo que sí! y no es para menos, pues a mi entender cuando los impuestos no se reparten en su justa medida y proporción, podríamos decir…, que se crean y aumentan las diferencias sociales, muy en especial si el valor de la tasación es el mismo para los de abajo que para los supremos. ¿No le parece?

Hoy hablando con un simpatizante de vuestra majestad, de esa siniestra rancia, añeja y radical que aún queda por ahí, de la misma forma que la diestra, ¡que a mí me da igual!, ¡le doy estopa a uno y otro lado, y hasta el palo de enmedio de la balanza si fuere necesario!, pues no tengo afinidad con partido político alguno, sino un acuerdo sumarísimo con la imparcialidad de mis atributos, ¡duros como el acero y cabezones! y la lógica de la igualdad dentro de lo que es un mundo capitalista, pues no creo en los que están constituidos por masas de funcionarios y dictadores…, el resto se lo dejo para el final, mientras, sigo por la harina del otro costal.

Le decía que está generando, incrementando y provocando una brecha aún más importante que la actual, esa enorme diferencia se empieza a ver en Madrid. ¡Pa matarme!, y yo que pensaba que usted iba a ser la próxima Tierno Galván, de esta manera la bauticé cuando llegó al ayuntamiento. ¡Qué tristeza!, ¡mamma mía!, ver, sentir y palpar cómo quien puede ayudar a que reducir esas dramáticas desigualdades,  no lo hace, sino que para más INRI, ¡las aumenta!

No solo se ha conformado con pintar una cantidad de zonas de aparcamiento de azul al verde color del bolsillo, que ya no es el de la esperanza, sino la transmutación del tinte y representación de los bellos sueños por el de los euros de a cien. ¿No le parece? Castiga subiendo la tarifa y alzando los precios de los vehículos con más años. No lo hace usted donde debe, sino como siempre con quien no le llega o tiene los medios tan carismáticos como el de la sonrisa de un esmeralda billete. ¿No se da cuenta?

Mire usted señora regidora de la izquierda capitalista de los madriles de la hipocresía. Ha impuesto por sus santos decretos y laureles un muro fabricado a conciencia, ¡no es visible al frente!, como el que quiere construir Trump, ¡no!, este es sutil, tanto como la vida misma, ha creado una frontera enorme para aquellas familias que siendo trabajadoras ahora no pueden acercarse a absorber y alimentarse de lo que es de todos, la cultura, pintura, arquitectura y el arte en general, ¡así es!

¡Dígame!, si es capaz de forma lógica y fehaciente, porqué no utiliza los derechos emisión como debería ser, es decir, penalizando no solo los vehículos antiguos sino aquellos que por su cilindrada contaminan mucho más que estos, ¡ojo, que hablo de turismos! ¿Lo ve, palpa y siente? Si no saben hacerlo sus colegas o no quieren trabajar, llámeme a mí, ¡qué de eso sé un rato señora!

… hoy hablando con un colega de su mismo partido y condición, va y me dice que soy un fascista, ¡oiga, oiga!, ¿pero esto qué es? ¿Ahora los fascistas somos los que estamos de acuerdo con las políticas que favorecen a quienes la necesitan?, ¡jajajaja! ¡Vaya, vaya tela!, y resulta que la realidad es que la izquierda radical y añeja es la capitalista. ¡Manda cánones!, pero a la usanza del viejo estilo de la derecha extrema, siempre según sus alegorías, plegarias y miles de artimañas de la jerarquía de la farisea sociedad en la que vivimos.

Señora Carmena, ¡hoy le hago los honores!, a usted y a los socios de su condición por mis crueles caprichos, ¡ya son arte y parte de Andayquelesdén y la comarca de la Joda!, ¡vaya que sí! Bienvenidos al tribunal del pueblo. ¡Enhorabuena!, que con sumo derecho se lo han ganado.

Relatos históricos, irónicos y sarcásitos de los que soy autor