Crónicas de la experiencia en el Congreso Latinoamericano de Literatura en Toledo

Dulce fue ese día, en el que cinco hidalgos de distintos y curiosos lugares, en compañía de una gran dama y dos extraordinarias doncellas, invitados fuimos al Congreso Iberoamericano de Literatura, celebrado por primera vez en los treinta años de sus anales, en nuestra España, y para esta ocasión en el monumental e histórico Toledo.

Gratamente recibidos y muy sorprendidos por el cariño con el que Don Ismael de la casa de Álvarez de Toledo y Perales, nos recibió, pues no esperábamos tanta atención, de manera que a la primera…, ¡ya nos ganó!

Largas charlas y amenas, muy bien aplicadas y que cortas se hicieron sobre los personajes del Ingenioso e Hidalgo, de la mano de Francisco Javier Escudero, cargada y documentada de confiable información, que destacaron las primeras muestras de la historia del alcalaíno y complutense, en sus periplos mientras en libertad estuvo por tierras de la Mancha y otros lares, donde suponer se dice, se basó para escribir la obra más maestra de la literatura universal, ¡a Don Quijote me refiero!

¡Un poema! esa fue la deducción y relato del cómo fue aquel pobre poeta, ¡sí!…, de Rocinante hablo, al que compraron y denunciaron al vendedor, por hacerlo con un equino corto de vista, cojo y echado para atrás, amén de la montura, que como todos sabemos, prietas carnes tenía, tanto que las costillas y huesos se le veían y marcaban muy bien.

Unos dicen que de éste, el otro dice que quizás, que por aquí pasó, que en la cara no le daba el sol, que era levante, poniente ¡y la madre que lo parió!, así comentó José Manuel González Mujeriego, hablando de su obra Lo que Cervantes calló, el caso es que para seguir el paso, tener deberíamos que andar ese camino, con buenas viandas y buen vino, que en la tierra no falta y con los libros a cuestas, y pensar, ¡válgame Dios!, como hizo Don Miguel, que aunque arruinado, encarcelado y muchas veces vilipendiado, siempre mereció ese calificativo.

Cervantes presente estuvo en todo momento, aunque vérsele ninguno pudiera, si no por una, era por otra, igual daba, que siempre como premio y a Dios gracias las benditas letras de Saavedra, aunque tengo que decir, y lo siento, pero arrepentirme no puedo, que nada se puede hacer cuando hay documentos, y mucho se dice sin ellos cuando faltan, es por esto que rosa vi durante un tiempo, la vida del más genial escritor de todos los tiempos, y es que de algo hay que vivir, ¡digo yo!

Al paso que vamos, sabremos cómo preparaba los duelos y quebrantos, las migas o las gachas, si de pie o sentado, con menos o más oro del verde, o sin los fritos eran los huevos de comer o los suyos de tanto cocer, y al final… ¡verán ustedes!, el de Lepanto nos sale campeón de Mastercheff. Quién me iba a decir que después de evitar la televisión por la información que cada vez más fucsia es, encontrarla iba en un lugar tan especial. ¡Mucho tiempo libre pienso yo!, y ganas de saber más de lo que se puede y se debe de una vida a todos modos suya, que no nuestra, pues seguro estoy que el autor de tan genial obra reiría al principio y con desgana después, plasmando con ironía y sarcasmo tal y como debe ser, a aquellos que ¡enamorados de su obra entendieran que suficiente no es.

Arrancó María Senatore por bellas poesías, escritora y muy buena la de Uruguay, que confundir fui con otra poetisa de la red, y que pensando que quizás la suerte me acompañara, diome una buena trama de confusión, pues uno de esas bellas letras, Si yo pudiera volar, leí por casualidad en un blog de muy alta estima y no siendo ella la que en Internet escribió tan hermosas rimas, llegar tuvimos a la conclusión que alguien prestado tomó tan extraordinarias letras, pues decir tengo que en esa publicación, nadie firma lo que escribe y es posible que lo que se plasma a veces tenga otra pluma, así es la vida, fue y seguirá siendo.

Tiempo nos dieron para las fuerzas recuperar y seguir disfrutando de los congresistas, y a nosotros, que los primeros tocaba al comienzo de tan plácida tarde a las horas de la siesta, ¡pero que no hubo!, pues tomáronse muy en serio el trabajo a destajo, siendo muchos tiempo a fe mía, pero que tal no parecía.

A esta pluma tocó describir quienes y qué hacíamos allí los Alfareros, ¡a los del Lenguaje me refiero! esa asociación que lucro no tiene y hermana a la anfitrión, todo bien, hasta que de unos, que escritores no son, me acordé, ¡si!, ¡de Bill Gates y Steve Jobs! que ambos peleando como estuvieron en vida, que uno ya se fue, olvidaron que las tecnologías compatibles habrían de ser, de manera, que el Power Point en PDF por un lado iba, y por el otro…, mi viva voz, ¡cosas que pasan!, ¡hay que ver!

Suerte que la experiencia sigue teniendo mil grados, que sumados al millón de mi siniestra, a Ismael me refiero, hicieron que la ventura transcurriera como si nada ocurriera, dándole un toque de humor por si cabía, ¡y cupo! ¡se lo digo yo!, a la lectura que por suerte, en otra pantalla estaba plasmada.

Por quince minutos nos invitaron y a cuarenta el tiempo se marchó, jamás imaginamos tanta gracia para unos desconocidos, pero así fue, y Álvarez de Toledo de nuevo mandando sobre la mesa, como ha de ser, aunque no le hizo falta arengar a la tropa como antaño y con esa famosa frase que rezaba, Hijos míos los soldados son para el rey como las naranjas, primero las exprime y luego tira la cáscara. Así pues abrió otro coloquio que interesante y necesario para todos es, y de la mano de Mujeriego, ¡ojo, que del apellido hablo!, quien trató de saber, por qué unos escritores quieren y otros no desean publicar y a los hechos me refiero, pues así empezó a destacar la realidad actual de las editoriales y el mercado tal como está.

Explicaciones di en ese momento de las diferencias que hay en esos tormentos, de Facebook, Twitter y los blogs quiero decir con un simple ejemplo que quizás alguien entendió, al menos así lo pareció.

Las empresas son lo que vemos y padecemos, organismos de lucro incesante que lo mismo te dan por detrás que por delante, así que con el auge de las autopistas de la información, quien más seguidores tiene, vale un montón y quien no los tiene cuesta mucho más y reduce el margen operacional, ¡y como no!, aumentando el riesgo y reduciendo el cahs flow, de las encargadas de editar y vender por doquier las obras de quien proceda, según la misma proporción de recuperación de la inversión y de las ganancias venideras.

Así quedó la breve explicación que nadie, creo, entendió, pero sí las metáforas con las que el lujo me di de explicar, ante tan ilustres e ilustrados personajes, cómo, de qué manera y cual es la función de las distintas sociales redes, por ello y por ustedes vuelvo y repito en su propio  beneficio y en el mismo propio.

Jugando con la imaginación, pensemos que cada uno de nosotros tiene un gran almacén, al tipo de por ejemplo, de El Corte de Toledo, ¡que no hay, creo yo! pero como si lo hubiere.

Paseando hay muchas personas por el exterior, viendo escaparates pero no entran, eso es Twitter, primero hay que hacer que pasen y vean lo que dentro hay, guste y entre ellos te den a conocer, de este modo, la demanda irá aumentando en función de la cantidad de clientes, ¡así es!

Una vez en el interior palpan parte de la cuestión, viendo los vivos catálogos y desarrollan algo de interés, he ahí Facebook, donde empieza parte de la amistad. Pero queda lo principal, les hemos dado, parte del valor vital, al menos ya nos conocen, pero nos necesitan más en profundidad, y ahí está el blog, nuestra auténtica página web, donde podrán deleitarse de algún que otro relato o de algunos versos con comentarios varios y abiertos, participativos y orientados al cliente de verdad.

Esta fue obra y parte de la intervención que tanto interés despertó y es que o nos ponemos al día, o esperamos la lotería para darnos a conocer, pues son muchos los autores, entre los cuales yo mismo me encuentro, con ganas y con hambre, con recursos pues ya los tengo y económicos no son, para hacer llegar mi arte, ¡si lo tuviera!, o un desastre, que también puede ser.

Finalizada la ponencia de la asociación y nuestra revista literaria Horizonte de Letras, tocole el turno a otra escritora, en esta ocasión de Ángela Piña hablo, quien a base de su propia experiencia, plasmó sobre papel una inolvidable novela con mucho talento, dándole empaque al relato, que engancha desde principio al final, con turbias aventuras y desventuras de emoción retocado de la cirujana precisión, de quien lo que escribe es, porque vivido lo ha.

Un tiempo extraordinario tuvimos, escuchando de su viva voz, los motivos que le llevaron a coger la pluma y narrar sucesos tan excepcionales, momentos en los que la emoción tuvo dulce final con palmas de ayuda del público en general, ¡que falta le hizo!, al menos durante unos breves segundos, para seguir expresando las sensaciones y vibraciones que causaban tanta turbación a los que allí estábamos.

De lo que vi y escuché, recomiéndolo todo, no por haber estado, sino por haber tocado tanto genio y talento por todas partes. No obstante entre tanto, me quedo con la totalidad y muy en especial con En otro lugar, de esa mujer, que alado es su nombre y fruta de apellido lleva en compañía, que de todo hay que tener.   

Tiempo nos faltó, pero imposible nos fue disfrutar de más espacios de placer, que el congreso nos dio de la mano de Ismael y de la Sociedad Iberoamericana de Escritores, que con todos los honores, proceden de Uruguay, Chile, Argentina, Colombia, Mexico, Estados Unidos y éste amado país.

Así pues, redundo y mucho, pero falta nos hace, porque agradecido somos, especialmente cuando gratamente hemos vivido tan singular e internacional primera edición en España, de gentes notables e ilustres, lustradas y amantes de las letras, las de casa o las de fuera, siempre y cuando lo que se escriba, fuere con buena pluma y con sesera.

¡Gracias! que corran y no paren, que no hay memoria ni papel que abarcar pudiere, con tanto agradecimiento como el que nosotros llevamos dentro.

¡¡¡¡¡GRACIAS!!!!! 

Anuncios

5 pensamientos en “Crónicas de la experiencia en el Congreso Latinoamericano de Literatura en Toledo”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s