ANDAYQUELESDÉN – El restaurante, Ulises y Pepe – IIº Fragmento

Aquel medio día como era costumbre, el cliente más fiel de todos sus tiempos, y que respondía al nombre del afamado conquistador de la Troya de Homero, se sentó en su mesa de siempre, según se entraba a la izquierda y junto al ventanal que le permitía sentir y ver la vida como si delante de un televisor estuviera.

Sin decir nada, pues el mesonero todo lo sabía, sirvió el pan, el vino y un vermout de la zona, que ni había ni existía, pero como el tabernero era querido por casi todos, así lo hacían ver y poco costaba seguirle la corriente.

Tal y como era costumbre desde años ha, le llevó los dos pertinentes periódicos. El primero y el más importante, del que sólo y de una profunda ojeada controlaba la contraportada, y que gracias al cual cada día repetía:

—¡Éste es el único que siempre trae una buena noticia!, querido amigo, lo demás es vano, pero déjame el otro, que aún siendo de esta manera, de algo me habré de entretener mientras matas el bicho que hoy me he de comer.

Ahí se quedaba el susodicho, abriendo el apetito a base de leer y releer primero las grandes palabras que llamaban su atención y luego el aparente contenido del titular en cuestión.

Cuando al dueño y señor de aquel negocio le salía de la última de las célebres palabras que componían el rótulo de su fachada, llevaba las pertinentes viandas a las mesas ocupadas, así que dicho ya sea de paso, le tocó el turno al personaje de la Ilíada.

—¡Dios!, ¿pero Pepe, esto qué es?, ¿no habíamos quedado en que el chuletón de un buen marrano habría de ser?

—¡Y así es Ulises!, pero últimamente el ganado está engordando en Valdemoro, Ocaña, y Soto del Real, así que toca esperar a que se ceben más, cuando lo estimen oportuno y pasen por el matadero, con una chuleta de esas come el mundo entero. Por eso y para que vuestra salud no se enturbie, en el plato le traigo un polluelo de aroma similar.

—¡Toma y retoma!, usted si que sabe, hoy pollo y mañana porcino, así es la vida de esos que a base de verbo y diarrea, mandan a cualquier a freír cominos, mientras aprovechan y empiezan queriendo simular una hazaña, para luego regalarnos una gran guadaña, una de esas que siega brotes dorados y verdes, con la misma facilidad y devoción, que en la de aquellos gloriosos tiempos, en los que a base de calor nos mataban de amor, los de la Inquisición.

—Fíjese usted lo que dice hoy el papel, ¡al del vater me refiero!, que últimamente las letras de la opinión se disfrutan mejor en esos lares, que tomando café en los bares.

Las noticias como las de cada día, desesperaban a cualquiera. El dueño del restaurante negro tenía el cabello cuando le conoció y gracias al milagro de los divinos seres de la política, esos que de tanto meter la mano en el ajeno bolsillo del contribuyente, viven como mandan los Santos Cánones de la Iglesia, y de la voluntaria apostasía de los creyentes, que fe en todo tienen, menos en lo que debe ser, el pelo plata se le quedó, ¡que no blanco!, pues este otro color con cariño lo guardaba para sus reales facetas, ¡a su cara me refiero!, que así se quedaba cuando leía los enormes titulares que en este caso, y con mucho esmero este fiel a su palabra explica, tan bien utilizaba para limpiar las penurias que después de una buena digestión, aprovechaba y soltaba en la taza de la actual democracia.

Demagogia, blanqueo, choriceo, favoritismos, morcillas y morcillos todos ellos juntos, y de la mano, ¡que está bien visto!, de lado, frente o de espalda, que hasta de eso hay retratos de tan gran infamia y traidores a la patria. ¿Pero qué digo?, si suya es toda la superficie de la ibérica península, incluyendo las hermosas tierras de Canarias y Baleares. En fin, sigamos con el cuento, a ver si encuentro a Caperucita, ¡a la de antes!, ¡claro está!

—¡Tela!, de manera que ahora Blesa la cárcel deja, y ¡fíjate! pinta tiene mejor, que se notan los buenos cuidados de la tranquilidad que emana un encierro tan corto para tan grande y birlada ganancia. ¿No podrías ponerme un costillar de éste sujeto a la brasa?, que luego lo remato con un buen Black Label on the rocks y a la vieja usanza, que me place mover el hielo con un dedo o dos, ¡perdón quería decir Black Card!, que así no aflojo el bolsillo, últimamente ando mal de calderilla y me vendría bien una de esas de las de Madrid, a las tarjetas me refiero.

—¿No prefiere una copa de Pantoja?, quizás le de por bulerías, coplas, seguidillas o fandangos, que falta nos hace un buen cantaor de desventuras, a las de todos los españoles quiero decir.

—Vuestra merced no tiene oído, en cuanto brame el primer sonido me diréis que no es día de matanzas. Por cierto, ¿qué se sabe de la tal y tal?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s