Adiós Manolo

Tena reza su apellido por la pena que hoy en nuestro corazón suena. Un autor un cantante y cantaor que de la española música hacía delirios con grandeza, así era el caballero de esa voz que era balada de pura poesía.

Huérfanos no nos ha dejado, su música sigue entre nosotros recordándonos cuánto nos quería. Letras, corcheas, fusas, semifusas unidas en un pentagrama idolatrado por todos los que te hemos escuchado, pero no te has ido, ¡no!, ahora eres una de esas estrellas que tanto brilla en al firmamento, una de esas en  las que a la luz de las velas tú mismo acariciabas, por eso Manolo, hoy y mañana viendo el cielo… sentiré los placeres que en la tierra nos dejaste.

Hola de nuevo y… ¡gracias Manolo!

Anuncios

4 pensamientos en “Adiós Manolo”

  1. Hay autores que marcan la vida de uno, que lo acompañan con su música, o con su poesía, o con lo que sea, a lo largo de este gran viaje, que están presentes en los momentos más esplendorosos, y también en los que se siente tocar fondo. ¿Qué sería de nosotros sin ellos? ¿Sin alguien que le pusiera melodía y letra a nuestros sentimientos? ¿Sin que nos recordaran aquellos momentos vividos o nos llenaran de esperanza por los que están por venir?

    Le gusta a 1 persona

    1. Muy hermoso y profundo Carmen. Aún nos quedaría el susurro de la brisa del aire, el perfume de las silvestres plantas, el aroma de una buena comida, café y de la propia vida, unos se van u otros llegan, pero siempre nos dejan lo que tocan, una guitarra, letras, pintura, cocina o un toque en las pelotas. Amén.

      Me gusta

  2. Yo conocí y trate personalmente a Manolo Tena. De eso hace más de veinte años. Parábamos en un local de inspiración marinera llamado OBENQUE en Santa María de la Cabeza. Encima de ese local vivía su madre. Entre otras anécdotas contaré que un día quiso levantarme a mi chica. Terminamos tomándonos una copa y hablando de lo atractiva que era Piedad. Chica del barrio con la que yo vivía. Hablamos de su grupo ALARMA, de sus canciones FRÍO y TU AMOR CALIENTA PERO NO QUEMA. Nos estuvimos riendo y a raíz de es día nos saludábamos correctamente aunque él prefería la soledad de la barra.

    Fernando José Baró

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s