Roque Espadas y Alma – Capítulo IX – El Duque del Altozano

El Duque sigue disfrutando, ¡perdón!, quería decir sufriendo algunos percances que le tienen un tanto chamuscado, pero en esta ocasión no ha sido el Divino, sino la diferencia y desconocimiento de otras culturas. Viendo que las cosas siguen causándole algunos estragos, decide irse a tierras bañadas por el Guadalquivir, donde en otros tiempos sí fue dueño y señor de buenos duelos y quebrantos.

La Giralda, Torre del Oro, el jardín del los naranjos o el mismo parque de María Luisa son en esta ocasión su morada Sevillana.

Como siempre y según viene siendo tradición en este santo blog, la manera de acceder para descagarte el capítulo es pinchando en esta dirección  y recuerda que debes estar dado de alta o simplemente hacerlo incluyendo un correo válido y un nick o apodo.

¡Gracias!

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s