Y llegó otro Boiza Tattoo…

Y llegó otro Boiza Tattoo para quedarse, el segundo en la vida de un caballero que hace 25 años tomó la decisión de dedicarse a plasmar obras de arte sobre la piel a base de agujas y tinta. En esta ocasión en la calle de la Telefónica número 1 de Fuenlabrada.

IMG-20190214-WA0040.jpgHan cambiado un tanto las cosas desde que conocí los procedimientos del tatuaje, en mis tiempos bastaban cuatro palillos y tres alfileres, estos entre los bastidores de madera bien atados y haciendo una pequeña escalera. Hoy las máquinas hacen auténticas maravillas, tal como he podido contemplar con Fernando y su equipo en Leganés y desde ayer también en Fuenlabrada, en el mismo sitio donde comenzó su aventura como artista.

Cuando le conocí el pasado año, surgió ese feeling que de vez en cuando y sin darte cuenta cala hondo, su origen en observar cómo trata a sus clientes, con un cariño y sensibilidad típico de quienes tienen mucha vida, y no es de extrañar, después deIMG-20190214-WA0030 haberse recorrido medio mundo en barco por placer, se ganan esos resortes que ayudan a entender la humanidad de cada cual.

Recibí su invitación y sin pensarlo dos veces me acerqué, tenía ganas de saber cómo era una inauguración de un punto donde el tatuaje es devoción y me la encontré, claro que sí, en cada una de esas personas que poco a poco se presentaron al evento desde diferentes puntos de España, tales como Galicia o Extremadura para acompañar a un ser que se hace querer, no solo por su trabajo sino por esa humildad y saber estar que posee.

IMG-20190214-WA0036Desde el realismo hasta la fantasía pasando por el new school de la mano de auténticos profesionales del amor por su trabajo. Es así como se hacen las cosas, grandes equipos para grandes compromisos con la creatividad, el pulso, las maneras y la adoración por las huellas que dejan sobre el cuerpo de quien se presta a ello.

En Leganés ya me enseñó tablas de surf pintadas que le enviaban desde California y cómo algunos de esos surfistas que seIMG-20190214-WA0035 presentaban en su estudio se llevaban la piel de toro a tinta sellada sobre sus piernas, pecho o espalda, inequívoca señal de que detrás de estos sitios hay toda una persona, un figura en toda regla que se gana la amistad a base de trabajos como mandan los cánones y cómo no, por la capacidad que tiene de ganarse a quien por allí se presenta. Un auténtico Mirlo Blanco, Don Fernando Boiza y no digo más.

Enhorabuena por el camino elegido, cuando las cosas se hacen bien, ¡bien parecen!, dice la sabia de este pueblo.

De izquierda a derecha parte del equipo de Boiza Tattoo.

IMG-20190214-WA0039

Ruth, Adriano Loddoni, Ana, Vero, Fernando el Mirlo Blanco, Sergio y estefanía.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s