«Black´s on the rock»

Hemos venido a retransmitir un partido de fútbol y aquí, damas, doncellas, caballeros, donceles y damos, hay de todo menos del espectáculo previsto. Sorpresa en las gradas ante algo tan diferente. Ahora mismo podemos observar a cuatro jinetes sobre un solo caballo, cabalgando detrás de los jabalíes con lanza en mano, ¿no les parece al menos un tanto curioso?, claro, de la política y sus encargados de todo se puede esperar. El cielo nublado, muy cerrado, amenaza con llover burros volando, y francamente, no tenemos experiencia en estos campos, aún no sabemos si los paraguas servirán de algo.

Bufa cual toro, es Babieca, el resucitado equino de Don Rodrigo alias el Cid Campeador, acostumbrado a la lucha, aquí se siente como en casa. –Esperen, algo se escucha de uno de los banquillos, ¡sí, del de la siniestra!

-¡Matad solo a los machos, solo a los machos!

En fin, de todo hay que ver y escuchar, será que las hembras de jabalíes también se han incorporado a Unidas Jodemos, ¡a saber!, eso si, los pocos machos libres de pica y espada se lo van a pasar en grande, siempre y cuando no las de por crear esperma a su antojo y el pirulí se quede en eso que ví.

Pistachín tira de las riendas con fuerza y el glorioso frena en seco, ¡qué leñazo!, los cuatro jinetes salen volando por delante y caen al suelo. Se escuchan sapos amarillos, culebrillas, escarabajos, truenos, centellas y no sé qué más…. ¡Vaya vocabulario! El cabalgador pide disculpas y todos vuelve a subir a la grupa. Cogen sus picas, las colocan en pie de guerra y arrancan de nuevo.

-¡No, no, no, no queremos un jabalí de la Vega, no, no, no! –El público del estadio.

Las gradas vuelven con sus cánticos, no quieren dar muerte a los animales al estilo de Tordesillas. ¿Qué harán ahora?, ¿será a tiros?, son tantos los colmillos en el terreno de juego que ponen en riesgo la vida de los allí participantes.

-Se retiran, se van hacia su banquillo, pero antes dejan a Rositas sin puño en el suyo. ¡Qué buenos compañeros, por favor! ¿Pero qué veo?, ¡leches, no puede ser!, vuelven a salir al campo vestidos con trajes de luces, dos con capote y otros dos con muleta y estoque y se lanzan a por ellos.

Chicuelitas,  gaoneras, navarras, delantales, verónicas y hasta porta gayolas, qué toreros tenemos sobre el césped. ¡Olé, olé, olé y ooooolé! Grita el público entusiasmado por las hazañas. Van cayendo machos, las hembras no se tocan, solo quedan dos y de pronto paran.

Los diestros saludan al público, éste les devuelve el cariño con ¡jabaleros, jabaleros, jabaleros! Otra palabra nueva para la RAE.

-Esos dos quedan indultados. Se escucha de los cuatro a la vez. Sale personal disfrazado de cabestros, la jauría de animales les sigue en dirección a un portalón abierto y desaparecen. Ahora sí, entran otros tantos veterinarios a curar las heridas de pagmeños y pagmeñas, poca cosa, dicen, solo hay pellejo. Se los llevan andando a sus vestuarios y entran nuevos compañeros, IU, UGT y CCOO para suplir a las y los animalistas veganos.

Comienza de nuevo el partido, el esférico cae en las manos de Unidas les jodemos, se han cambiado la camiseta, lucen la bandera de independentistas canarios, ¡tela! ¿pero no decían el catedrales que era necesario templar los ánimos en esta campaña? Cinismo ante todo, como siempre de un elemento de cuidado. Templa el balón y de una pase largo cae en los pies de IU y…

-¡El publico grita, traidor, traidor, ocho botellines y Andayquetedén con un jamón!

Garzón se quita la pelota de encima con un puntapié directo a la cabeza de UGT, éste coloca el esférico a punta de gol de CCOO, para, observa, templa, manda y tiiiraaaaa, pega en el poste, rebota, y cae en los pies de Azul imposible, sale corriendo detrás de él para cortar la jugada, y… patadón por detrás. ¡Eso es tarjeta amarilla o roja!

Falta, el árbitro ha pitado falta, se acerca a CCOO, mete la mano en el bolsillo para amonestarle y… -¡negra, una tarjeta negra, esto ya es el colmo!, veamos qué dice el reglamento.

-Bien claro, es una tarjeta Black, solo un aviso para que la utilice bien. –Comentarista.

CCOO se acerca al colegiado y le arranca de la mano la amostestación. ¡Y no pasa ná!, Todos los participantes viendo el gesto vienen corriendo, se enzarzan en una discusión con el juez, ¿qué estará ocurriendo? Es de suponer que el cabreo debe ser generalizado. Esperen, esperen, -¡no, no es así!, el colegiado mete la mano en su bolsillo y da otra tarjeta Black a todos los participantes. ¡No me lo puedo creer, no salgo del asombro!

El público se levanta y resuena otra canción, no paran, no paran de cantar… «We want Black’s card, its our, thieves out»! 

-¿Qué traducción tiene ese canción?

-¡Queremos la tarjeta de Black, es nuestra!, ¡fuera chorizos! –  Comentarista.

Continuará…

Si quieres ver los dos primeros relatos del partido en diferido, pincha en estas direcciones:

  1. «EL Gran partido»
  2. «Fairy, Mistol y..»

«Especial Elecciones 2019»

2 comentarios en “«Black´s on the rock»”

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s