«En el descanso…»

Para escuchar en directo PINCHA AQUÍ

¡Caliente, tirando a caldeado de brasa a fuego lento!, así están las cosas en estos momentos. Las Black Cards no han gustado a la intendencia, traen añejos recuerdos, ¿viejos?, pero si de esto hace tan solo unos añitos y claro, ¡escuece como el alcohol directo a la herida!, o mejor dicho al estilo del chile mexicano a la falta de costumbre y un buen bocado.

Final de la primera parte de un desencuentro entre afición y jugadores y un encuentro entre ellos, ¡curioso, tiene pinta de profecía!

Salen los estrellados del rectángulo de juego bromeando, cómo si nada pasara, tal cual nos tienen acostumbrados, pero bueno, tenemos el resultado de los votos por un lado y de las reglas de la Constitución por otro, no podemos quejarnos.

Anuncian algo nuevo como entremés de la comunitaria obra de teatro, estamos en Semana Santa, ¿habrá sorpresas?

-Algo se escucha por los micrófonos, están anunciando… ¡sí el Cristo de la Buena Muerte!, ya se oyen los pasos, 160 por minuto de los Caballeros Legionarios. Entran marcando los…, en fin, el pecho, y se van colocando en posición para hacer los honores a sus compañeros procesión.

El público enardecido corea el himno de todos los españoles. “Somos novios de la muerte” ¡Increíble!, se ponen en pie ante la llegada de los legionarios sujetando el Cristo la velocidad de 76 pasos por minuto. Sus compañeros comienzan a cantar y el estadio en pleno se calla, solo se escucha a los militares. Aparecen los dos equipos de jugadores, se paran, observan el percal y guardan silencio. En ese momento todo el estadio acompaña a las voces de los defensores de España, ¡alto!, todos menos los políticos, ellos callan. Normal, han hecho caso a quien siempre ha llevado lejos a este país y llenado de honores…, a sus soldados, ahora no pueden utilizar los símbolos de todos como si de ellos fueran.

Se acaba la función del descanso, todo el graderío aplaude a la misma vez mientras los legionarios de van retirando, como si lo hubieran ensayado, ¡impresionante!

El campo vuelve a ser verde primavera, los conejillos campando a sus anchas, cada vez más, se lo están pasando en grande, a este paso no hay lechuga para los y las pacmeñas.

Aparece el trío matarife, el colegiado y los dos linieres dispuestos a seguir con el desencuentro.

En el casi medio del terreno de juego el esférico y la siniestra por empezar a mover el balón. ¡Alto!, algo ocurre. A ver…

-Sí, la rosita estaba en medio a punto de sacar pero…, ha llegado el puño y la ha vuelto a atrapar, de nuevo vuelven a formar un solo equipo. Hay que ver son Ensánchez, ¡cómo es! –Comentarista.

-Espera, espera, el puño se mueve, se queja, ¡anda, le han salido espinas enormes a la bella flor y la mano se ha visto obligada a soltarla. ¿Serán presagios de la realidad a unos años? “La fruta madura siempre cae por su propio peso”, habrá que esperar, dice el refrán.

-Si no viene alguien y se la lleva antes de tiempo. –Comentarista.

IU pone en juego el balón desde el centro, ¡perdón!, «la línea desaparecida gracias a Unidas Jodemos», cediéndoselo a PACMitos Park, corre por la banda izquierda y se lo pasa a UGT, da unos pasos, quiebra, ve bien situado en el flanco siniestro a CCOO y de un pase le coloca el esférico entre las piernas, se cuela por el borde al área grande, centra, salta el Rufián, va a cabecear y aparece la de Don Juan, ahí está Doña Inés, quien le quita la pelota y tira hacia delante. Sus compañeros de equipo aún siguen en el área defensiva, no dan crédito a la jugada de la señora, ¡con dos talentos!, sigue por el centro, quebrando a unos y a otros, ¡sapos y culebrillas!, intentos para derribarla, ¡no pueden!, ¡qué buena!, se acerca peligrosamente a la línea del área contraria, regatea a las dos Montero, primero a la desunión y luego al martillo con la hoz camuflada en rosa agarrada con puño, tiraaaaaa y…

-¡Gol, gol, gol, gooooooooooooooool! Vaya golaaaaaazo, ¡vaya golazo! Pobre Rufián, compungido y dolorido se ha quedado el chaval.

Cero a uno y arranca de nuevo. Como loco estoy esperando el próximo. El público vuelve a jalear con otro cántico

-¡Doña Inés, Doña Inés, bien, bien, bien, esos son dos pies! -A veces tenemos la suerte de ver auténticas obras de arte en el deporte, ésta ha sido una de ellas.

Seguimos con la retransmisión…

1. «El Gran partido»

2. «Fairy, Mistol y…»

3. «Black´s on the rock»

2 comentarios en “«En el descanso…»”

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s