El Apache

En el Apache de Ciempozuelos. Ahí comenzó la aventura, por llamar de alguna manera a la travesía de una mañana y una noche a ratos donde pude ver y verificar el talento de quien lo tiene y no presume de ese Don tan preciado y necesario.

-Paola, ponme un Riberita, please.

-¿Del tiempo de la calle o de aquí? –Ella.

-De aquí, hace un frío que pela. –Sabina.

Bien servido y con los evidentes matices de la uva que lo parió y su tapa, como manda la tradición por estos lares. Sorbito para terciar el ánimo y…

-¡Leches!, ¿de dónde carajos es este queso? –el catador.

Me mira con condescendencia, aún no conoce bien las exclamaciones norteñas de este país.

-¿No te gusta? –Paola

-¡¿Cómo?!, ¡es que está buenísimo, acabo de besar el cielo! Déjame ver de dónde viene, por favor. Lo trae y leo: curado, picantito de leche cruda de oveja extremeña. -¡Qué bueno, por favor!, este manjar de dioses me ha venido como anillo al dedo, cómo se nota el amor puesto en él. Es la esencia viva de quien mima su trabajo pensando en el paladar de los demás, y vuela entre nubes intentando ver las caras de satisfacción de esos afortunados degustadores…, cuando ese elixir entra en la boca de los bien aventurados.

Paola es antropóloga de carrera y profesión, consciente de la flexibilidad del universo, por ello no tiene reparos en adaptarse según le venga la situación, y lo hace, señoras y señores, ¡de perlas! Una profesional en levantar y plasmar la historia a partir de huesos fosilizados, atendiendo los quehaceres de un negocio sin ningún punto en común con sus estudios, pero, ¡de aunténtico lujazo!

Educación, humildad, comunicación y saber estar, ingredientes bárbaros e imprescindibles en la hostelería para triunfar en tan complejo mundo, y ella dispone de esas casualidades, amen de los bemoles necesario para sacrificar tan magna carrera y deleitarnos con su presencia y buenas maneras.

Sabina, su compañera de batallas, trabajadora y conocedora del mismo firmamento, dos cuerdas para una guitarra que necesita seis, pero que con ellas, vuela al ritmo de los sonetos,  por Paco de Lucía y Aranjuez, el maestro Rodrigo por Granada, Mark Knopfler por Sultans of Swing o Carlos Santana con su Hotel California.

He aquí a dos luchadoras con ganas, arrojo, coraje, tesón y una hermosa condición, triunfar en lo que hacen. Mañana será un clásico, salvo que decidan cambiar de tercios de varas para volver con algo nuevo.

-Paola, otro, ¡por favor!

¡Fantástico!

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s