Zapatos a la carta…

Los tiempos cambian y como tal vamos perdiendo oficios tan dignos como el fabricante artesanal de zapatos a la carta.
A veces el tiempo permite disfrutar de estos milagros vivientes donde aún se respira IMG_20200124_113106el amor por el detalle. Es entonces cuando te das cuenta y vives el arte en su estado más puro.
Quizá en los colegios deberían enseñar cómo se hacen los zapatos. No es un capricho, tan solo dejar a nuestros pequeños vivir las técnicas de nuestros ancestros, de cómo personas eran capaces de hacer auténticos guantes para los pies. Quizá les parezca un tanto romántico, pero…, quien vive ese instante y vuelve a darse cuenta que los zapatos noIMG_20200124_112437 vienen de la tienda, renace en el tiempo.
A Manuel Sánchez, de los Sánchez de toda la vida, le conocí un día soleado. Un rayo del sol se posó sobre un curioso cartel, rezaba la marca Calzados Manuel Sánchez, y claro, no pude evitarlo, hacía mucho tiempo que no veía establecimientos entregados a dejar la huella de la mano en cada uno de los pies de quien conoce a tan insigne artesano.
Viéndole cortar el cuero a cuchilla y mano gozas como nadie,  observar a alguien viviendo su oficio no tiene precio. Despacio con pulso firme, seguro y de un trazo.

Vista la oportunidad aproveché la ocasión para una pequeña entrevista, el tiempo es una moneda compleja.
IMG_20200124_112321-Manuel, ¿cuánto tiempo llevas con este negocio?
-Desde que cumplí la edad de Cristo y ahora tengo sesenta y uno. Echa las cuentas y verás que son unos cuántos. Es una pena, los chavales de hoy no quieren saber nada de esto, se muere el oficio, se muere. Solo piensan en sus teléfonos, el whatsapp y esas cosas. Lamentable, y no lo digo por el resto, sino por todos, incluso los míos. Yo comencé a los trece años. Mi padre era zapatero de los de antes, reparaba el calzado, los llamados remendones y viéndole me enganché con la misma ilusión al trabajo.
-Aún recuerdo con nostalgia cómo nos cosían los balones de fútbol, antes las cosas eran diferentes, o nos duraba la pelota, o nos quedábamos sin jugar al fútbol. Tú no puedesIMG_20200124_112307 quejarte, tu hermano Eduardo sigue tus pasos.
-El cambió varias veces de gremio, pero al final ya sabes, la cabra tira al monte y al cielo gracias, hoy le vuelvo a tener de compañero.
-¿Cuál es el perfil de tus clientes?
-Las bodas, zapatos de vestir y clientes con problemas en los pies. Hay muchas personas con necesidad de calzado. Tales como planta ancha, alta, en fin, un poco de todo.
-¿El procedimiento?
-Hombre, el de siempre, una cinta de medir de toda la vida, como la de los sastres y luego ir diseñando el resto hasta quedar como un anillo al dedo. Lo que son las cosas. Hoy fabrico de media 4 pares al día, de chaval llegué a ser el segundo más rápido de Madrid.  Por aquellos entonces me llamaban Jerónimo. Tenía el pelo largo, llevaba una cinta en la frente y pinta de indio. Estaba de moda la serie del Lobo Loco y un día de esos que vienes con ganas, le dije al jefe que iba a batir el record de fabricación. De manera que me puse y lo logré con cuarenta pares. Entonces me cambiaron el apodo de Jerónimo el indio al de Lobo Loco, la flecha más rápida, jajaja.
-¿Qué trabajo ha sido el más especial para ti?
-El zapatófono para la película de Mortadelo y Filemón, hueco incluido en el tacón.
-Vaya, los agentes más mortíferos de la historia, jajaja. ¿Otro que recuerdes?
-No preguntamos a nuestras clientes por su vida o quienes son y como no vemos la tele por falta de tiempo…, no sabemos, salvo de… -Eduardo, ¿cómo se llamaba aquella actriz…?, ¡ah sí!, Belinda Washington.
IMG_20200124_112802Es hora de retirarme. Entran clientes y Manuel se toma su tiempo con cada uno de ellos. Visto el tema, aprovecho para tirar unas fotos y me despido de un equipo de ingenieros del pie, mejor dicho del calzado, arquitectos capaces de hacer obras de arte en 3-D para uso y disfrute de quien les conoce. Artistas por la divina gracia y cómo no, artesanos hasta la última de sus gotas de sangre.
Aquí les dejo la dirección, el caballero no tiene nada en las redes sociales, web o Whatsapp, vive de quien conoce los trabajos y la vida de unas personas dedicadas en esfuerzo y alma a forjar las más bellas y humanas herraduras.

 

 

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s