EL GAFE III ª edición. «Tres coronas»

De tres coronas va el asunto, una buena para el final y dos para la vía del calibre de las que dan pomada a destajo. No obstante, una de ellas se irá. Será entonces cuando en lugar de corona le pongamos la tricolor de la suerte que nos vino encima con sus abanderados, acólitos y engañados. Y no falla el ano, republi…, no se diga la falta de vista ante situaciones tan consonantes y reiteradas con EL GAFE. Si en dos veces se repiten los anales, puede ser casualidad, pero cuando son tres, y en esta ocasión por quienes nos gobiernan, son causalidades, no se olviden, y EL GAFE no se irá hasta el momento en que el poder le de por peteneras, Venezuela o a saber.

Para colmo tirando sus fétidas meteduras de pata a otros lares y aprovechar para cargarse a la espalda medallas de la solidaridad de quienes está matando, catedrales, y además con minúscula, desde aquel día de la mujer y las tomas de decisiones en la vicepresidencia del desastre. Vaya usted a paseo por esas lejanas tierras tan importantes, déjenos tranquilos señor meteduras de patas con pantalones incluidos. El GAFE, eso es el reflejo de su vida, por donde pasa, no vuelve a crecer la hierba, así son sus suelas.

La otra coronamala viene del sur soplando con donaire sin saber que desde esas latitudes también se puede mirar a Cuenca. ¡Manda Reales!, pero de a 166,386, si no es mucho pedir.

-¡Paisa, barato, barato, paisa! -Y a 350 el leñazo, como mandan los cánones de quienes se aprovechan de situaciones calamitosas para el buen provecho de su parecer. 350 las millas de océano han firmado en el congreso de nuestro vecino Marruecos, 350  millas y casi las afortunadas, ellas y las Canarias.

-¡Por Santa Tizona de la Barbaridad! ¿Babieca, dónde estás? Esto, ni debe, ni puede ser.

La misma estrategia de su padre, allá por noviembre de 1975, cuando España no tenía un gobierno firme y Franco se iba de viaje por sus destinos. En esa ocasión la marcha verde y el precio del desgobierno, dejar libre el Sáhara, entonces llamado Español, para los caprichos de la corona del moro y así les fue a los saharauis, se quedaron al libre albedrío de su suerte en los campos de protección internacional.

Mala es la saña empleada en un momento de tanto sufrimiento, terrible, señor 5SLNUMCDEVCY7CK2U3PE7RBQSMMohammed VI, en tiempos de paz y dale candela al fósforo de los lamentos. Puede ser que le venga bien desviar la atención enfervoreciendo a las masas con requisas de a quita la puñalada, tal cual se siente ahora, cuando los nuestros están cumpliendo con labores de humanidad por designio del honor y su españolidad.

No es bueno, señor rey de la Mahuritania en tiempos de Roma, no, pues quien se aprovecha del desgarro de los demás, sufrirá lo mismo en carnes propias, y no lo digo yo, no, ni tan siquiera se lo deseo, sino el firmamento quien devuelve el mismo argumento soplando por poniente. Ya sabe.

Espero que no sea el mismo proceder, pues si alguien va a perder con nuestro peso y el de la Ley, es Marruecos, señor regente del país vecino, ya soltamos muchos dinerillos y no es conveniente caldear los ánimos de los aquí presentes, mejor dedíquese a evitar la  pandemia planetaria sin esquivar balones. No es de buen ver en tiempos de paz, lanzar ofensas de tal calibre, se puede encontrar navegando libre por los mares con barcos sin forjar.

No están las cosas para revolver los ríos por esos tientos, sino para ir a codos ganando batallas al presente, futuro y dejar plasmado en las crónicas la sintonía de todos.

Y a la última de las coronas, el sexto de los Felipes, el paciente, le pido calmar las aguas de la alevosa impertinencia del vecino con tino y acierto, esos menesteres no son tratas para este gobierno, que ni sabe, ni entiende, ni vale, sino para españoles de a pecho descubierto.

Ya por último, darle las gracias, quiero, deseo y hago por haber conseguido lo que no ha obtenido este gobierno, el material necesario para respirar en los hospitales.

¡Gracias majestad Don Felipe VI!

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s