«Dame la Media Arepa» Torrao el Exterminator. «Tiempos de Sátira»

Para escucharlo de RadioInter.es PINCHA AQUÍ

 

Que de a cara dura va el argumento

de un tullido de sesos e inteligencia en el gobierno,

y buenos catalanes viendo al diablo regentar,

el bienestar de los fallecidos por el bien comunitario

y sus paisanos, desasistidos por la intolerancia de un desalmado.

Y aquí estamos

Con el Torrao y su alimento,

euros al bolsillo…, el resto ya lo sabes, cuento.

Dejó discotecas y salas de fiestas abiertas

a punto de muerto

por el interés de quien por boca pide

y por mano…, suelta su fétido aliento.

Así ha ocurrido y ahora es el

Exterminator de su propio pueblo,

de recetas de a quince minutos de oxígeno a los abuelos,

en el desconsuelo y desamparo

de hospitales de ancianos llenos,

sin más compañía, querido amigo,

que el cariño

de sanitarios sin miedos.

Rancio abolengo el suyo, Torrao por fuera y dentro,

pues quien no quiere a sus mayores,

merece el yugo al abrigo del destierro

en la oscuridad de celdas sin ventanas

y el olor a guadaña…, de su propio lecho.

Torra el cruel prefiere enviarlos al matadero

después de 900 segundos de aire al asidero,

del cuarto de hora de vida

en el olvido y su lejanía

para resucitar de la enfermedad

a quien le votó engañado por acerbo a la nacionalidad.

Y no lo digo yo, ahí está…

cuando le llega la ayuda a destajo…

no la quiere, solo pide cajas de caudales el usurero,

prevalece el peso de su metal,

para dar el viento de óbito a los demás.

Todo le da igual,

salvo las alforjas llenas,

seguir controlando el ganado,

según el criterio de continuar pidiendo

el corazón negro de ese ser endiablado.

Ni hospitales de campaña desea el majadero,

de personas que arriesgan su pellejo

por el bien de los suyos, el muy pendejo.

Más dinero, ruega el gran filibustero

reclamador, vendedor y enterrador solidario,

regalador de perecidos a diario…

a quien le tiende la mano con su propio erario.

Judas de su pueblo de a trece monedas de lacra…

a un mundo engañado por el peso de la plata,

mientras por el camino van pasando vagones,

carruajes fúnebres por cortejo de sus gestiones,

trenes llenos de almas al universo

con la antelación ordenada de su peso

y única ley, seguir mamando de la solidaridad,

como canalla y carroñero…, es su prioridad.

Fiel mortaja le espera al don quiero dinero,

cuestión de tiempo, mentecato de a reales republicanos,

curia de avaricia y corazones desalmados,

pues quien no ve más allá del euro,

acabará sus días a la espera de silencios llenos

con almas rogando al cielo…

que jamás le den consuelo,

y sí el camino deseado,

el demonio de compañero…

en las brasas, de su propio infierno.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s