«De tal palo, rebuznos sin mascarilla»

Cuando me llegó el mensaje por Whatsapp sobre la manifestación para el día 16 de agosto, en Madrid, contra el uso de mascarillas, me quedé de piedra. Analicé el origen y pensé que esto no podía corresponder a personas cuerdas, sino a un alevoso sabotaje contra nuestra sociedad. En primer lugar, intenté comprender de quién podía venir semejante idea, y visto que no podía ser bueno, concluí como lógica absoluta, que el origen tendría que ser de algún partido radical antisistema. Es natural, ya saben, de tal palo, ya no son astillas, sino rebuznos sin mascarilla.

Me puse en marcha para avisar a todas esas personas con capacidad neuronal. Era vital dar a conocer el evento sin enviar los datos, nunca sabes en qué manos va a caer. Para sensibilizar hice dos sátiras con el momento, una con la zarzuela La virgen de la Paloma y otra con el afamado chotis, “Madrid, Madrid, Madrid”. Desconozco el impacto, pero sí sé cuál fue el mío el día 16, camino a unas gestiones por la capital.

Antisistemas con mochila y sin mascarillas por la calle Narváez a eso de las 18:20 horas, me indicaban que, en efecto, la manifestación se celebraría sin remedio. Solo nos quedaba la posibilidad de que la Policía Nacional tomara la iniciativa para disolver el encuentro de sin dedos de frente, pero no, no ocurrió.

El resultado, varios miles de burros, perdón por los equinos, saltando y danzando al ritmo “bote, bote, que aquí no hay rebrote” y otras singularidades muy particulares de falta de conocimiento.

Personajes de 60 años y hasta chavales dando rienda a la pasión de un sueño, ilusión de quienes no entienden, o no desean comprender el daño generado con dicha concentración.

“No tenemos miedo”, como en el 8M que contaminó media España y confinó, por poner un ejemplo, a Lerma.

El pánico les vendrá ahora, cuando muchos de esos bichos comiencen a sentir los síntomas del “coronaTontos” y se den cuenta que son los responsables de infectar entre otras personas, a muchos de los suyos. Ya será tarde, pero a los supervivientes siempre les quedará, si hay suerte, la conciencia del desastre y con ello los remordimientos en vida, haberse dejado llevar por un movimiento que atentó contra la salud pública al quitarse las mascarillas y liarse a mil amores con abrazos, besos…, en fin. Si al menos hubiera sexo, podrían decir -¡Rayos, ha sido caro!, pero de perdidos al río.

Seguro que aún no han hecho cuentas del resultado. Por una parte, el aumento de la infección, por otra, han conseguido dar la guinda del pastel a cualquier gobierno para repetir confinamientos. Los sanitarios debes estar que arden buscando entre esas caras, quién puede haber faltado al respeto a su sacrificio a esta sociedad y por supuesto, Soros, a quien detestan, eso dicen, ha ganado la partida por goleada, pues nadie hasta este momento le había dado unos balones tan directos a sus delanteros con una portería sin portero. Así es, les guste o no. Ha perdido la sociedad en pro y beneficio de quien creo, se vendió a la excelencia del especulador.

Miguel Bosé está muy enfermo, necesita con urgencia ir al psiquiatra o bien, es una de esas bestias que han puesto el cazo a cualquier precio, pueden estar seguro de ello. Por cierto, creo que el elemento en cuestión, no se presentó a su manifestación. ¿Curioso?

En fin, cuando el norte se pierde, el horizonte desaparece y deja sitio a un vacío mortal, la ausencia de todos los sentidos.  

2ª capítulo.  «FVC, el antivacunas»

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s