«Emergencia climática en…»

24 de septiembre y los meteorólogos del metro no se han enterado, ¡anda ya!, es normal, están bajo tierra los que han entrado en servicio de mantenimiento del suburbano madrileño.

9:50 Am. Corrí tanto como pude hacia el vagón que me llevaría a la línea 5 desde Príncipe Pío. El autobús llegó con retraso, ya se sabe, en Madrid cuando caen cuatro gotas la circulación se transforma en atascazo y solo es posible llegar puntual subiendo por encima de los vehículos dispuestos para ser pisoteados. Aún no hemos llegado a esos extremos, pero poco falta.

-¡Rayos, no llego! se cierran las puertas a escasos metros, a punto estuve de tirarme al estilo Casillas al interior, pero…, los huesos ya chirrían y es mejor ser un tanto prudente. Miré la pantalla para ver cuando llegaba el próximo, pero el tren seguía sin salir.

De pronto se abren las puertas, los altavoces expulsan un sonido espantoso, parecido al de “La guerra de los mundos” de George Wells. Pregunté a unos señores que salieron del transporte, si sabían qué estaban indicando desde los emisores de ruidos. Ellos tampoco eran capaces de describir los chirridos.

-¿Entonces por qué se han salido del interior? -pregunté y respondieron que no sabían, había un estrépito tremendo dentro, se han abierto las puertas, y por si acaso hemos preferido disfrutar del andén.

Volví a mirar el soporte informativo y leí textualmente. Tren con destino a hospital… cortado por “emergencia climática”

-¡Manda narices!, ¿emergencia climática?, eso es nuevo, lo normal para estos casos es. Tren con destino a hospital… cortado temporalmente por inundaciones producidas por la lluvia, pero…, se ve que los nuevos contratos han debido salir de los ERTES en el Servicio Meteorológio Estatal y claro, allí están acostumbrados a la Dana, Nostradamus con la Ciclogénesis Expansiva o Juan Sarmiento, ya saben ese huracán que le pilló haciendo sus necesidades y se lo llevó el viento, pues como es lógico, utilizan el mismo sentido apocalíptico al que nos tienen acostumbrados.

En las próximas, habrá parte meteorológico en El Español. Pedro J. Ramírez sabe sacarle jugo a esa pomada, de manera que, a prestar atención, y recuerden, antes de entrar al interior de la capital para transportarse, busquen en sus móviles los servicios de El Tiempo en el metro madrileño. Seguro que lo encuentran incluso por estaciones.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s