«Pasaporte de Inmunidad»

Para escuchar en Cita a las 3 con Rafa Vega» Pincha en RadioInter

¡Cómo andan los talentos, los de todos!. En esta ocasión no me refiero a la capacidad de razonar o crear, sino a eso que piensan ustedes en estos momentos.

Hay maneras de tejer un muro invisible e impenetrable. En una ocasión se lo dejé bien claro a Manuela Carmena cuando comenzó a pintar las zonas azules de aparcamiento en verdes, y subió el precio a modo terror, dando órdenes a los trabajadores para que no dejaran ni tan siquiera los cinco minutos de cortesía. De hecho fui uno de los descorteses que abonó la broma por dos minutos. Pero hoy no vengo a hablar del parquímetro, en absoluto, ni de esa tapia alta diseñada para que los visitantes menos agraciados económicamente, se quedaron sin conocer los museos o el barrio de las Letras, Austrias, etc, de Madrid, no, sino de esa enorme valla con concertinas creada para que solo los generalifes de un partido puedan utilizar en su defensa cuando fueran acusados de…, ¡a saber!

Imputado, procesado o condenado por delitos de corrupción, económicos, pederastia, etc… Diez años son los pertinentes de exclusión del partido político. Es  lo que dice en sus bases de Podemos, señor Iglesias, o parte de ellas, pero veo, o digamos estamos comprobando, que usted no se va ni harto vino, es por ello, y disculpe usted mi ignorancia. Quizá exista un documento anejo en el que si fuere el príncipe de Torrelodones o sus terratenientes, pues quedan libre de todo cargo por ser quienes son, chorizos, pero eso sí, del pueblo.

Pablo, ¿sabes una cosilla? El sarmiento está en su punto para preparar una buena brasa, da un sabor muy especial y sabroso a la panceta, las chuletillas y no te digo ná cuando el chorizo es fresco, no te lo puedes imaginar.

En este caso la parra es la Ley, caballero, la brasa los jueces, y por supuesto el churrascaíto, tú mismo.

Poco tiempo puede quedarte con el pasaporte de Inmunidad que te has apropiado entrando en directo en el CNI, pues ya son muchos jueces que han visto, como ese juramento tan sagrado que elevaron al corazón se está resquebrajando por la ambición de un delincuente de la humanidad.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s