«Carta abierta a la Pajarita»

Hoy he tenido la suerte de conocer su blog, “La Pajairrita” a través de una amiga, lectora y seguidora desde tiempos de Colón, no me refiero a Cristóbal, sino al de sus Santísimos Griales. Del navegante pronto y tal como van las cosas, con esos a quien usted apoya, nadie sabrá quién fue.

En ese artículo tan bien narrado, todo hay que decirlo, ataca usted a Pérez-Reverte con alevosa facilidad, señorita o señora pajarera. Es más, según he leído y oteado, casi contando la historia de la guerra como si la hubiera vivido, y eso, harto complejo es, salvo que usted esté ahora en los 90 años como poco, pues con 10 años recordaría parte de esas crueles crónicas, y nada podría decir en su contra, pero…, en su perfil de Facebook aprecio unos cincuenta, la mascarilla puede engañarme, ya sabe, no se ven con claridad las rutas y autopistas del tránsito por las vías del tiempo.

Verá, no he leído el último libro de su majestad, me refiero a ese gran escritor y académico de la Real Lengua, algunas veces desatada, nada digo al respecto, pero querida María, Toca usted la flauta de una manera espantosa, los orificios por norma se colocan al centro y luego, con la mano, sea usted derecha o siniestra, los va cubriendo con los dedos según deben bailar las melodías.

Debo y me siento obligado a decir que las suyas no andan en su justa medida y claro, le salen unos chirridos espantosos. Cuando intenta equilibrar las corcheas y las fusas, se le va por Mi, con una facilidad pasmosa sin tener en cuenta que la memoria histórica le va por Fa dejando como repertorio las confusas de la siniestralidad.

Debería usted hacer un examen de conciencias, la suyas es evidente, solo da pie al La, la, la, y no se da cuenta que quien conoce o ha leído la historia desde un punto neutral, es decir sistemática y analíticamente hablando, ha de dar el Sí y el resto de los acordes.

En su pentagrama no cuadran las notas musicales, se quedan en meras ilusiones de un objetivo penoso, Toca, en seguir dando rienda suelta a las pasiones de una república anclada en su debido momento, y no me refiero a las nuestras, sino a la justica de Jacobino a finales del siglo XVIII. Ese habría sido un instante perfecto, el punto correcto en el espacio, después de ese lapsus temporal, todo quedó obsoleto, hasta el punto de que Napoléon en lugar de instaurar la República Española nos trajo una botella para colocarlo como «Soberano» y rey del mambo.

Siguiendo su blog se ve hacia donde tira su timón, las velas plegadas siempre en la misma dirección sin darse cuenta de un hecho importante, para volar sobre los mares los vientos han de soplar de estribor y así ocurre, la pescadilla se muerde la cola de la misma manera que usted sigue rizando el rizo a babor.

Pérez-Reverte, a quien suelo llamar el Rebelde, es un hombre con la experiencia que ni usted ni yo poseemos lucrada a base de cultura y vivencias reales, y créame, no salgo en su defensa, no la necesita, tan solo el silencio a su manifiesto es suficiente para dejar esa misiva en el olvido.

Algunos tuvimos la suerte de conocer a ambos abuelos, de la diestra y centro siniestra. Uno monárquico y el otro republicano, gran suerte la mía, pues ambos me enseñaron, que en la guerra siempre Toca la desgracia, si no es en una, es en otra dirección y por cierto, dada la memoria histórica de los terribles sucesos antes, durante y después la contienda, puedo decirle que estoy de acuerdo con usted, es necesario aflorar el odio como sea, y por supuesto también comparto el otro extremo, tienen el mismo derecho a mostrar las barbaridades del suyo, Toca.

En cuanto a la ideología se refiere, si lee la historia de este país desde la primera república hasta mañana mismo, verá cuál es el problema de estas maravillosas tierras, pero analice desde un punto crítico, suba al carajo de la vela y observe el ambiente en ambos lados, y por favor, póngase en el pellejo de cada cual, si lo consigue, su nave irá como debería, utilizando los trapos para ir al punto exacto del horizonte sin errar, para ello no debe tener en cuenta desde dónde sopla el viento. En ese momento será usted una libre pensadora hoy por hoy, es una maniatada pensadora.

Si tiene usted dudas sobre mis maneras, lea mi blog y verá que yo no tengo problema alguno en dar a uno y otro lado en justicia a lo que veo y siento, eso sí, sepa que ahora están cobrando quienes más daño y peor lo hacen.

4 comentarios en “«Carta abierta a la Pajarita»”

  1. Amigo Cotta, como siempre tu escritura y opinión clara y magistral, pero ignoro el texto de la señora en cuestión, así que no puedo opinar. Tú sigue con lo tuyo que lo haces muy bien. Un saludo

    Le gusta a 1 persona

    1. Don Rafael. Tiene vuestra merced un enlace directo a la carta llamado «Lapajairrita» está señalado en el primer renglón. Las fotografías que ha colocado para hacer la crítica son de lo más grotesco. Una manera vil de llamar mazi y fascista a un escritor por no pensar de la misma manera que la autora de ese comentario, por cierto, bien narrado. «Ser cortés no quita ser valiente»

      Me gusta

  2. Es maravilloso; me ha encantado ese juego de palabras y retórica musical. Desde mi mas humilde incultura me ha gustado su juego de palabra para rebatir a la autora del escrito. Deduzco que no comulga con Maria y deduzco que le hace un guiño a Reverte. Aunque no me ha quedado claro el mensaje; quiere usted decir que este país no es capaz de encontrar su norte si no está tutelado por la dinastía borbónica o sus sustitutos temporales. Me interesa saber por que este país tan viejo, con tanta historia y solera se ve tan inconsistente teniendo en cuenta que en el universo, en la naturaleza nada hay estático. Todo está en continuo movimiento.

    Le gusta a 1 persona

    1. Estimado Raúl. Es un placer tenerle por estos lares. El mensaje es muy simple. Por una parte documentarse por todos los lados antes de criticar. La república tuvo que venir de la mano de Napoleón, ese fue el momento perfecto, España se habría mantenido unida y no tendríamos los problemas de ahora. En aquellos tiempos se habría legislado la unidad como en Francia, pero en estos, mi querido amigo, es imposible sin una pieza del tablero de ajedrez, pues quien controla las fuerzas armadas para evitar dar el salto a algo mucho más serio, es el rey. Amen de esta explicación está el coste a nuestros bolsillos de la monarquía, muy inferior y a todas luces a años luz de los devengos supuestos por un presidente republicano. No hay más que ver la calidad de nuestros políticos, hablo en general. Como verá, no hay mejor Director Comercial que el Rey, a la par que mucho más barato que una república y por supuesto la garantía de tener un punto del fiel cuando la balanza se descompensa. Un fuerte abrazo y muchas gracias por comentar en ésta, su casa.

      Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s