«A Quique, dos veces San…, Francisco»

Se ha ido. Sí, se fue por los cerros de Dios nuestro Quique… antes de tiempo. El mal se cebó en los pulmones de quien fue siempre sincero sin más preámbulos que su propia capacidad de reflexión y el temor de no hacer llegar, el reflejo y futuro de nuestra sociedad.

Sus posturas lógicas y aplastantes contra la situación política actual, le llevaron al desplante de los grandes medios y casas de buen recaudo a cambio de su propia seguridad, e inseguridad hacia los demás.

San Francisco es San, por derecho, un hombre hecho a sí mismo capaz de denunciar sin tener en cuenta su propio destino. Un caballero hoy vestido de blanco en el más allá, incapaz de callar ante el abuso de autoridad y maneras de gestionar este país a base de amiguismos, configuraciones sin escrúpulos de leyes para controlar y manipular el CPJ, Tribunal Supremo y a saber cuántas cosas más.

Conocedor de la historia y sabedor del futuro próximo, luchó con su particular manera de expresar, contra quienes nos quieren abotargar en beneficio de su propio lucro.

Rogelio de mi corazón, alma en vida y en viva pena, sufridor de todos, te fuiste a otro destino, donde a buen seguro, Dios sabrá compensar, pues quien se debe y sacrifica en bien del interés general por encima de su propia estabilidad, tiene vía libre para visitar y disfrutar, cada uno de los cielos sin más tarjeta, que su propia identidad.

Hoy todos lamentan el viaje eterno del humorista, incluso los valedores y validos que en su día le dejaron sin trono en televisión, lloran la pérdida, y a buen seguro, si son de esta humanidad…, la traición de saberse responsables a un ser excepcional.

Quique ha sido como el ave Fénix, apareció de pronto, cual su propia majestad, para irse entre los fuegos de compañeros y amigos que no supieron apreciar la diferencia entre democracia y demagogia, o antepusieron sus intereses venideros por guardar.

Una estrella salió para constelación de Orión dejando una gran estela, la del actor humano que supo pensar, reaccionar y narrar la verdad sin miedo, a sabiendas de qué le guardaría el destino con tanto hipócrita de a postín la mano.

Es claro y evidente, tanto como un vaso de agua cristalina, una nación donde impera la enemistad por defender los derechos de quien nos quiere timar, no vale dos cuartos…, no vale de .

¡¡¡Adiós Quique, adiós!!!

Para escuchar en «Cita a las 3 con Rafa Vega, pincha en RadioInter

Un comentario en “«A Quique, dos veces San…, Francisco»”

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s