Así…, sí.

Pues sí. El 8 M no le ha ido bien a sus señorías, pagadores de botellines y otros menesteres de a cobre oxidado la moneda. En el ministerio que tanto daño hizo a damas y damiselas durante el trance de la misma fecha del año anterior hasta el presente de hoy, se están sorbiendo los mocos cual niñas castigadas sin chuches. Imagino la ira de la de Montero, montera de monterías, tras saber que la caza no ha sido mayor, sino que se ha quedado en la lógica evolución de la especie humana cuando tras sufrir el engaño siente, padece, razona y no se somete a la tiranía de un organigrama hecho y diseñado para seguir viviendo a cuerpo de reina siendo republicana. Abran, abran el telón de fondo, que ya se ve la tela.

Ahora vendrán esas famosas vueltas de tortilla tan común en las manos de su alteza, marquesa de “Ala a pagar” que ya va siendo hora de que cobre con el mismo metal las onzas de su placer, Irene.

Han ganado ellas, las mujeres de todo el país haciendo caso omiso al llamamiento tributario de a virus la corona y sus llantos. Así es, mis queridas y queridos radioyentes, no hay mejor manera de eliminar el mal que darle de lado cuando las directrices no permiten tomar otras alternativas, a pesar del revuelo del TSJ en contra de la revuelta y así, evitar el desgaste de tan compromisarias con sus velos.

Hoy deberíamos y tendríamos que estar de fiesta, pero…, no es el momento propicio ni adecuado, por ello y al menos en mi caso, la llevo dentro cual florecillas salidas al paso dispuestas para alegrar y perfumar el campo.

Felicidad a destajo, día de clemencia para las rosas del jardín. Hoy 8 de marzo de 2021, las féminas más humanas de este planeta han plantado dos consecuencias. La primera la ya estamos viendo, el desplante a quien abusa alegando una causa en su beneficio tras un buen gallo de corral. Y la segunda, un árbol con grandes raíces a la esperanza, porque haber tomado esta decisión, es sin duda alguna, cambia el pairo a los vientos con un timón hacia un horizonte claro donde la política común del; «toma, aquí tienes tu pasta, ve, cumple, apoya y calla», se empieza a resquebrajar por ideales reales en la batalla.

Ahora sí, vosotras podéis ganar la guerra en que un día os metieron poniendo como opaca y negra cartera, vuestro tesón, valor, inteligencia y constancia.

Lo siento, Monterita, a veces las escopetas las carga el diablo con tan mala milk, que al disparar revientan.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s