Archivo de la categoría: Algunas frases propias

Frases propias II

Tienes un enemigo muy cruel, ¡tu mismo!

Si quieres que alguien confíe en ti, no se lo digas…, espera

Tanto el valor como la fuerza necesitan abono y agua.

La vida siempre te marca el destino, en ti está dulcificar o amargarlo.

Dentro de cada lágrima hay tanta historia como átomos

No hay nada mas cruel que un espejo, especialmente si miras el fondo de la imagen.

Si al mirarte a un espejo no ves nada, es que nada hay.

Si hay algo terrible, es esperar con miedo.

Con la paciencia se puede jugar, pero con el tiempo no.

No hay forma de poner límite a la inteligencia, con la zorrería si, todo cabe en un animal.

Hay que tenerle mas miedo a la vida que a la muerte.

No hay peor enemigo que un aliado con exceso de confianza

Un palco es un balcón en el mas allá.

Ver mas allá es tan simple como jugar medianamente al ajedrez.

La Tierra no es un planeta, eres tú.

Ámame desmedidamente que yo lo haré controladamente.

Amar en exceso daña las neuronas y produce cáncer, fuma menos.

El amor puede ser tan perjudicial como el alcohol y el tabaco. Ámame

Dame un beso y te daré…

Seguir adelante es fácil, solo tienes que seguir andando.

El hombre es una máquina de tomar decisiones erróneas, cuando falla, ¡acierta!

La vida es tan simple como la muerte, pero yo no lo entiendo.

El prójimo es el otro, ¿o soy yo?

Un amor desmedido se despeña proporcionalmente a la velocidad y la potencia con que vino.

Hay veces que un amor desmedido se queda en un compás de espera.

Fuma, bebe, juega, come y fallece.

Los buenos políticos siempre han existido, pero jamás les hemos visto.

Cada vez que me miro al espejo se rompe, ¡que casualidad!

Si estás oteando el horizonte y lo hueles, es que te has equivocado de dirección.

Cuida a tu enemigo y terminarás venciéndole.

El que no tienen enemigos, simplemente no existe.

Los enemigos son la mejor herramienta para tener confianza en ti mismo. Tantos tienes…, tanto vales.

El destino es el resultado entre el camino que escoges y las hostias que te das en él.

Los arañazos son las heridas que se han curado.

Para comunicarte las palabras no cuentan, tan solo la necesidad.

Un buen comunicador no dice todo lo que expresa. 

La muerte solo llega cuando no existes.

Dios es tan sabio que nos hizo aparentemente iguales y físicamente diferentes.

La gloria es un exceso de vanidad bien ganado.

No hay mayor victoria que sentirte ganador sin serlo.

Algunas frases propias

Las emociones son como el alcohol, embriagan de tal forma, que a veces te impiden ver y sostener la libertad.

La sabiduría es la savia de los años. Empieza a dar jugo desde que naces y se mantiene viva en otros con la muerte. Es nuestro alma.

Los que manipulan la historia conscientemente, atentan contra los derechos y los principios de la humanidad.

Obsérvate muy a menudo en el espejo. Si sabes mirar y observar en el interior de tus propios ojos, te verás a ti mismo.

Si defiendes los Derechos Humanos siguiendo los criterios de los partidos políticos, nunca serás libre para decidir, otros lo harán por ti.

El que alude a los Derechos Humanos para protegerse y no lucha por el de los demás, no es digno de ellos.

Cuando «todas las mujeres» tomen conciencia de su valor y luchen por la igualdad, ¡pero todas!, descubriremos la humanidad

Es paradójico que todas las que tienen esa igualdad, no se revuelvan contra aquellos que la eliminan en oriente.

Hoy me inspira el sol de este amanecer teñido de rojo pasión, ¿quien puede soportar sin sucumbir a su corazón?

¡Hacedlo con pasión!, os lo ruego, así al menos volaré, disfrutando y sintiendo el dulce tacto y aroma de tu boca, mientras llego al cielo.

Son tus ojos los que añoro, el carmín de tus labios que tanto anhelo los que me aturden de tanto deseo. Vuelve a mi, al corazón que tanto amor te dio, y dime…, dime algo, ¡por Dios!, ¿no os días cuenta que de amor muero?.

Al son del baile de las hojas mientras se deslizan en el aire cayendo suave y dulcemente entre las manos de Eolo, contemplo la estación de la melancolía aleteando cual miles de coloridas mariposas , se van despidiendo de la primavera y verano, para languidecer en invierno.

Los días que amanecen soleados, solo se quiebran por voluntad ajena.

A veces duele decir tanto la verdad como al que la escucha.

La envidia nacida del amor y del odio es el centro de su fuerza y libera la peor de todas las energías, el mal de ojo.

El primer eslabón de la sabiduría, es reconocer el origen de tus propios errores para cambiar el rumbo de tu propio destino.

Hay programas de humor con los que al principio sonríes, pero cuando te has dado cuenta del fondo, ¡deprimen!