Archivo de la categoría: Artículos

“Érase un pueblo a la historia anclada”

Y así lo titularía Quevedo, “Érase un pueblo a la historia anclada”. No es para menos. Hoy IMG_20181221_193900buscando los flecos que enlazan una historia para novelar las crónicas de unos sucesos reales, aparecí por una villa con un amigo, compañero e investigador de cuyo nombre no puedo hablar, para rastrear esos pequeños matices que a veces dan con el punto y aparte de una buena novela histórica.

Y me llevé la sorpresa, no por el arte sacro que lo hay para dar, tomar y regalar, sino porIMG_20181221_193806

su plaza y los lares típicos donde uno se puede abastecer de un buen rato en compañía de los vecinos tomando unos chatos de vino o simplemente yendo a la compra.

Creo que las fotos no dejan lugar a dudas de lo que digo y es que paseando por esa plaza unas veces parece que estás a principios del siglo XX y otras en pleno siglo XVI.

IMG_20181221_194135Les sugiero y recomiendo que visiten Yepes, en la provincia de Toledo, muy cerca de Aranjuez y disfruten de esa tienda de ultramarinos a la usanza de los recuerdos que te desplazan a la niñez, o la “casi catedral por dos columnas” como dicen los lugareños, amen de un entorno en elIMG_20181221_194106 que Juan de Yepes, o San Juan de la Cruz y Santa Teresa de Jesús tienen mucho que ver.

De manera que ya saben, a tiro de piedra de Madrid o Toledo, y a tirachinas de Ávila, Segovia, Guadalajara o Cuenca, incluso si es bueno, de Barcelona o Coruña.

Anuncios

Cara a cara en Sasakus con “Cara a Cara”

Así es, ayer estuve cara a cara en Sasakus con “Cara a cara”, una sorpresa de la que me habían hablado, pero…, como todo en la vida si está al alcance de Platero y de mi bolsillo, ¡por supuesto!, lo estaba y por lo tanto debía comprobarlo.

No es para menos. Si te dicen que un grupo de música de aquí al lado está en los primeros puestos de las listas de Ecuador o Colombia, se han dado un palizón de aúpaIMG-20181118-WA0008 durante una gira por aquellas hermosas y bellas tierras y además están preparando una gira por mi querido México, pues no tengo otro remedio que ir a ver, escuchar, palpar y comprobar si los rumores son ciertos.

Dos vegueños. El primero Sergio de Aranjuez y el segundo Paco de San Martín de la Vega, “ojo que no son sus apellidos, sino su procedencia dentro de la ruta de las vegas”, se conocieron en un karaoke llamado “Sasakus”, en la siempre eterna villa de Aranjuez. Ayer sábado hizo cuatro años. Visto el resultado fundaron un grupo llamado “Cara a Cara” y se lanzaron a la aventura de las baladas románticas del ballenato pop, y qué sorpresa, ¡pasen, siéntense, lean, escuchen y disfruten de la velada!

Todo comenzó con versiones de otros autores, muy bien hechas, trazadas y ejecutadas, pero…, ¡Dios de mi vida!, cuando comenzaron con sus composiciones la piel se me erizó como pollo de segundo apellido que llevo desde mi nacimiento.Cara a cara 2

Esas dos gargantas a pleno pulmón desgarraron el alma de todos los allí presentes soltando a diestra y siniestra, verónicas, serpentinas, chicuelitas, naturales, de pecho e incluso farolillos, papopinas y no hablo de toros, ¡no!, sino del arte y talento que pusieron ambos músicos durante las dos horas del concierto sin descanso para ellos y para los presentes en el espectáculo, muy corto.

No es el estilo de música al que estoy acostumbrado, pero desde ayer, damas y doncellas, donceles y caballeros, ¡sí lo es!

Cuando se canta de esa manera todo es una metáfora, las notas musicales saltan del IMG-20181118-WA0002pentagrama, descienden por pétalos de rosa para bailar entre los espectadores dejando el aroma de las más bellas flores del paraíso. Corcheas, fusas, semifusas, blancas y redondas envuelven al público en una atmósfera única donde los corazones laten al mismo tiempo. Así fue, tal como relato la experiencia, ciento y tantos minutos donde las emociones vibraron en todos los pechos, las dos voces marcaron las pautas yendo de la mano con el resto y al final todo el concierto, fue un sí con bemoles mayores.

¡Olé a este dúo de valientes, guerreros de a micrófono, guitarra y voces que desgarran! ¡Olé por esa música que sale de la sangre que llevan, del sentimiento de las melodías apoyada de la armonía de sus alientos! ¡Olé por esas letras que conforman frases y versos! ¡Olé, olé y olé!

Chapó, chapó y chapó, y como a los toreros en sus grandes faenas…, dos cuerdas, un piano, vuelta al ruedo, por la puerta grande y recuerden el nombre, “Cara a cara”, ya sea con la suerte del diferido o en directo.

Ahí os dejo cuatro títulos suyos:

 

Sorpresas te da la vida…, “Pepe de El Bohío”

Sorpresas te da la vida… “Pepe de El Bohío”

Desde que se puso en marcha el crowdfunding para dar a conocer parte de las y los autores de esas vías que unen los caminos en los puntos donde la literatura y cultura son bienvenidas, he ido visitando sitios para buscar el apoyo necesario, pues no solo son esas 434 plumas que han plasmado su tinta con amor sobre el papel, sino el artistazo que nos donó esa portada que lo dice todo y mucho más, por ejemplo, conseguir la financiación para ese proyecto que lleva los libros de escritores donados por ellos mismos potenciando así la lectura en cualquier parte, llamado las @ViasLiterarias de @BarriosdeLetras.

Los apoyos son constantes, un simple ejemplo es el de un fogonero internacional que utiliza la creatividad para dar rienda suelta a su imaginación y crear auténticas obras de arte para la vista y paladar con brotes de amor, salsa de devoción y semillas de cariño flambeado al fuego de la pasión con licor del frenesí salido de su misma sangre y corazón.

Don José, porque bien merecido se lo ha, y “Pepe” para esas personas que le admiran y quieren y no es para menos, se hace querer el caballero.

Cercano donde los haya, un portento del talento humilde de corazón que entiende la necesidad de hacer llegar la literatura a todas partes, de cruzar como en los viejos tiempos escritores en las tabernas, bares, restaurantes, hoteles, cafés…, con quien ama las letras, y él, señoras y señores, ¡las siente en el pecho!

Su restaurante es de reconocida fama internacional, un sitio donde el aroma vuela entre flores de ilusión buscando los paladares que saben apreciar un trabajo rematado y perfecto en sintonía con la alegría de quien vive al amparo de dar lo mejor de él en pro de los demás.

Gracias Pepe, El Bohío siempre estuvo ahí, ahora tú estás en todos nosotros, plumas que dibujan arte sobre el papel para quien quiere sentirlo, verlo y volar con él.

El próximo libro que te lleve será 33(+1) plumas y un tintero, ¡caballero!

Gracias Pepe por el apoyo a este proyecto que tan necesitado está de personas con mayúsculas, como vuestra merced, ¡¡¡gracias!!!

Mecenas

Si quieres conocernos mejor…, pincha aquí.

Virginia en Ciempozuelos.

Tiempo ha desde que conocí a Virginia de las Heras. Aún la recuerdo de obras en La Casa Bonita de Ciempozuelos, desde entonces 21 años tienen la culpa. Aquel día me llamó la atención el carácter y seguridad que emanaba, amen de la decoración, el café que servía y cómo no, la música, ponía lo mejor de la época en Madrid.

Esa mujer hecha y derecha se recorría unos años mas tardes Marruecos en un Quad cuando los descansos se lo permitían.

Cerró ese sitio que embrujaba con la última crisis, pero mira por dónde, en la misma plaza de entonces, punto de homenaje a Ventura Rodríguez, arquitecto y diseñador de la Cibeles y Neptuno de la capital española entre otras cosas, le da por dirigir otro local pero en sintonía con la calidad que ella lleva en su sesera, eso sí, en esta ocasión trae al pueblo un Galway, cervecería irlandesa especializada en Guiness y otros zumos de cebada, trigo, patata  y a saber.

Si hay alguien capaz de poner esta localidad de moda, es ella, pueden estar seguros, la gente del pueblo lo sabe, como antaño, cuando de las villas de alrededor nos veníamos a disfrutar de la marcha de Ciempozuelos.

Con un par de decenas de docenas y un tanto más de lunas de a 28 días, las cosas cambian, pero en este caso ¡a mejor! El pasado viernes lo puede vivir en color, a oído fino y en directo, tomándome un par de medias pintas de algo que sabía a casera con cerveza, una clara, quiero decir, mientras disfrutaba de un magnífico concierto de los Beatles, un dúo maravilloso de a dos guitarras y una voz donde la música volvía a traer la magia de quien sabe tocar y enviar notas al aire que invitan a soñar.

Esas medias pintas hicieron su trabajo después, mientras saboreaba tan curioso jarabe con un toque dulce a la vez.

-Oiga, esto que me ha puesto sabe a cerveza con casera, le pedí cerveza.

-Pues claro, es desperado. –El camarero.

-Mire, que yo no estoy desesperado, tómeselo con tranquilidad y cuando tenga tiempo póngame media pinta de cerveza.

-¡Que no hombre, que no!, disfrútelo, eso es cerveza con tequila desperado. –De nuevo el barman.

-Y dale con desesperado, ya le he dicho que estoy muy tranquilito y viviendo el momento.

-Es que se llama Desperado, ese es el nombre de la cerveza. –El atendedor.

-¡Anda, jajaja!, y yo sin saberlo, nada, nada, ya me la tomo, ya.

Estaba de lujo, a la segunda hasta bailaba, ¡ya te digo!, y  dos eurillos de ná la media, así sí.

En fin, un concierto maravilloso en un entorno magnífico y con una mujer como directora con temple, arte para dar y tomar y ganas de volver a las andadas, como mandan sus cánones y los de quien gustamos de la buenas ondas y compañía.

¡Bravo Viriginia, bravo Galway, bravo!

¡Por San Jordi…, una y mil veces mil rosas rojas sin espinas!

Por San Jordi, millones de rosas rojas sin espinas quiero ver…, y así lo digo y dicta la conciencia, del que tiene como ciencia evitar la ignorancia y dar a conocer, un mundo de olores y colores para que todos vivamos y veamos la tierra con placer.

A mis oídos ha llegado el colmo de lo que es, parece y veo nacer. Quienes defienden fronteras, quieren implantarlas en la cultura. He ahí, con sus maletas bien apretadas de Imagen3amarillo color, el de la envidia, celos, mala suerte, enfermedades y egoísmo, ¡qué curioso!, como siempre de políticos va el coso. En una plaza de toros debería ser, ellos con lo que tienen de siempre, las astas de enganchar a quien pudieren y llevárselos a lomos o por delante, según plazca la procesión del que en sus lides, incluye seguir rasgando las vestiduras de los que, como profesión honramos el papel con devoción. Buen torero sería en esa plaza, ¡pardiez que sí!, no habría indulto para vivir bien, que ya lo hacen a costa de los que pagan con honor, los impuestos necesarios para seguir teniendo el latido de un buen corazón, unas como salario y otras metiendo las manos en la hucha del común erario.

San Jordi se va a cabrear, se lo digo yo, que la historia del amor y la pasión por la lectura se cambie según los tercios del interés del que por sus fueros naciere…, ¡no lo llevara bien, no!, otra vez dándole manteca al siervo de la desolación, aspirinas que no funcionan, calmantes que destrozan las razones, píldoras que matan lo que otros unen por el amor a la cultura.

¡Vive el cielo!, pensaba que era broma, damas, doncellas, caballeros y donceles, ¡pero no lo es!

San Jordi clama desde el universo que no se utilice la sabiduría, para desunir a quienes leen, aman y viven las letras. Un día que es de todos, se quedaría en el de unos pocos, ¡qué paradoja!, ¿no les da congoja?

Una rosa sin espinas, roja en el pecho luce el santo de la literatura y por una espinosa amarilla la quieren cambiar muchos de los floristeros de la Cataluña que todos amamos, y que unos pocos, no nos dejan volver a verla florecer.Imagen2

¡Qué artimaña tan cruel!, muchas tiendas de tiernos placeres, van a vender un amarillo de tallo amargo que les llegará a la sangre, peste de otros tiempos de nuevo en la colada,  y en esta ocasión como una dura puñalada a quienes servimos con lealtad a Maat, Tot, Zeus, Atenea, Júpiter, Minerva, Brahmá, Saraswati, Hunab Ku, Itzamná…, por no nombrar a todos los dioses que antes se veneraban para dar el equilibrio y reglas del universo y otros para velar por nuestro conocimiento.

De rocío ya no es la mañana, no quiere cubrir los campos de amarguras, se niega a teñir la siembra de cayenas que pican y nada traen, pimienta que crece y alimenta la sangre de quienes por el antónimo del amor, viven el eterno rencor.

Diríales a quienes por fiesta y magia tienen el día del libro, que miren a otro rincón cuando llegue el esperado momento de regalar la rosa de la pasión, amistad, cariño, estima, culto, fervor y admiración y que por otros fueros envíen la del odio, envidia, celos y demás crueles hazañas, para que ningún político juegue con la cultura, no es de Ley, pues somos, americanos, africanos, europeos, asiáticos y oceánicos, la literatura no es de nadie y es de todos, de manera que, en cada mano dejo la piedra, que unos la cojan con razón y otros, la tiren por el balcón.

¿Cuánto vale tu tiempo?

“El tiempo es una moneda muy cruel, nunca vuelve con su propio valor”.

¿Lo habías pensado alguna vez?, pues así es, ese espacio temporal que das con amor por los demás, pero que nunca retorna de la misma manera y cuanto más años tienes, menos te queda y aumenta su cotización, salvo que el destino nos guarde una guadaña caprichosa y prematura.

¿A qué viene este post?, fácil de entenderlo es, creo yo. Esas horas, minutos, segundos que se emplean en echar cables, muchas veces se pierden en un horizonte que nada vale, es en ese mismo instante, cuando la reflexión aparece cual ángel venido del cielo y te paras a analizar la situación poniéndote el calzado de los demás.

¿Qué harías tú si empleas las manecillas del reloj que te quedan para arrimar el hombro, y ves que muchas de esas personas a las que dedicas el minutero, no tienen la misma atención?

 

Teatro de Barrio con Mayúsculas. “Melocotón en almíbar”

Y lo digo tal como reza en el titular de este post. El viernes y como no podía ser de otra manera, mi querido amigo Chulín, ya famoso en el universo por el amor a la escena a viva presencia y voz, su trabajo como actor, y cómo no, de profesor, se empeñó que fuera al teatro, en esta ocasión para una velada en un salón parroquial del barrio de Carabanchel, y de nuevo, ¡chapó!
Mandan los cánones del escenario que los asientos sean cómodos, pero no, tocaba lo que había, las sillas de toda la vida, ¡sí!, las de madera…, y aún así…, ¡chapó!
Cuando una obra de teatro es buena, se dirige con amor y el reparto de artistas es bueno, ni los huesos del trasero se quejan ante la dureza del pundonor. Es ni más ni menos lo que viví en el Teatro Salón Noé de la Parroquia Purificación de Nuestra Señora, en Carabanchel, con una obra del consagrado Don Miguel Mihura, que reza de título, “Melocotón en almíbar”
Representar sátira no es fácil, en especial si quien la disfruta es satírico e irónico por naturaleza, y ese día sin embargo, viví el talento en esencia de un grupo de actores que bien podrían ser auténticos profesionales de la interpretación sobre las tablas, ¡las suyas, que las tienen!, y cómo no, las del escenario.
Una prueba de que este país goza de artistas que van más allá de lo que vemos en los grandes teatros, pero como en mi mundo, la literatura, no se les ve más que en pequeñas representaciones.
Por ello quiero decir, que obligado me veo a loar el trabajo de todos y cada uno de los actores, su directora y cómo no, al entusiasmo del Padre Fernando Velasco, el párroco y alma máter del grupo de teatro y el homenaje a las Hijas de la Caridad, que siendo una obra donde se toca con fina ironía los menesteres de su profesión, saben darle rienda suelta a la realidad de siempre. Para todos y con alegría, ¡chapó!
¡Enhorabuena a todos!, Sara Debourdieu, Alejandro Novillo, Juan Alcalá, Fernando Velasco, Cristina Ballesteros, Sor Antonia, H.C., Marta Gómez, Edu Toledano, Rosa Pérez y por supuesto a su directora, Celia de Miguel Rojo.

¡Gracias por tan maravilloso espectáculo!

Lo bien hecho, bien parece, tal como vi y disfruté. ¡Chapó!