Archivo de la categoría: Poemas

¡Gracias luna mía! – Gràcies lluna meva!

Luna,

Lucero del día,

plenitud de la noche,

hoy brillas como nunca,

cual vida en el firmamento,

por eso te pido, luna mía…,

que repartas la magia,

sosiego y dulzura de la vida,

alegría en la familia,

a la Cataluña de mi alma.

Que ampares con tus sueños,

el corazón de esperanza,

que tiñas de armonía,

la justicia del alba,

que luzcas el amor…,

por compañía,

que el rencor desaparezca…,

en el nuevo día,

¡¡¡Gracias Luna mía!!!

———————————

Lluna,

Estel de dia,

plenitud a la nit.

Avui que brilles com mai,

donant vida al firmament infinit.

Deixa’m que et demani lluna meva…,

que reparteixis amb la teva màgia l’assossec,

la dolçor de la vida i l’alegria,

a la Catalunya de la meva ánima i vida,

que protegeixis amb els teus somnis el cor de l’esperança,

acoloreixis d’harmonia i justicia

que brilli i perduri l’amor que desaparegui la rancúnia

i el dolor amb la primera claror del dia

Deixa’m que et demani lluna meva…,

que l’enyorança per aquesta terra es converteixi eternament en companyia.

Gràcies lluna meva!!!

Traducción con el encanto y toque de la pluma y tinta de Margaret Vinós. ¡Gracias!

Anuncios

A LA LUNA

Mi fiel compañera,

cuando te veo

tu magia siento y vuela.

Cruel cuando desapareces,

y aún estando ahí,

no me meces.

Cada día, cada noche

sueño contigo

cuando no estás mi cuerpo se estremece.

Te vas y luego vuelves,

por el día

o en la melancolía

y cuando creces bella mía,

renace la luz,

traes la magia

y resplandeces.

No te vayas Luna mía,

déjame verte brillar,

y sentir tu compañía.

 

José, promesa cumplida. He ahí vuestra mágica y común canto a La Luna. Me debes una Cuchara Mágica

 

VIVO, SIENTO Y CREO.

Dicen que la vida es bella, y lo es, ¡sabe Dios que sí!

Es la hermosa doncella que cada mañana te trae el amanecer a tus pies, la melodía que escuchas en la brisa, los pájaros por doquier, el despertar del canto de las sirenas, los rayos del sol en tu piel, el verde de la esperanza, el oro de la arena y del trigo seco también.

El amor en su esencia, el perfume de la existencia de quien sabe volvería mil y una cien, para respirar el mismo oxígeno que se mezcla y vuela en el aire, el perfume de las rosas, el destino  dulce, amargo y a veces un cretino para quien siente la fragancia del movimiento de una mariposa, mientras se posa en una flor del paraíso esperando que la den el permiso para entrar en él.

No sé cómo será al otro lado de la orilla, pero os digo, que la viviré como en este otro mundo que por designación Divina me trajo a conocer, con alegría y sin pena, con el corazón por delante y a pecho descubierto, con la verdad como parapeto y el alma como palabra por derecho, que podré haber cometido errores, la vida es un largo camino, pero jamás estuvo en mi ánimo dañar las flores de este inmenso jardín que me acoge y que siempre respeté como Tu fiel paladín, pues el honor siempre puse por delante, de quien quiere y respeta a cualquier semejante como si fuera su cuerpo el que estuviera en juego.

Cristalina es la mañana, mediodía, tarde y noche, luna y sol y el amor por derroche, siente mi pesar, el llanto de mi espíritu en calma. Dame la fuerza, la luz de la esperanza que anida en tus senos, las ganas de sentir la pasión y tu amor eterno, el cielo, el universo y la constelación de la que vengo, para volver a ganar el tiempo que necesito, y no es eterno.

 

 

A ti…, Andalucía

Viajando voy por tierras de España, descubriendo parajes de otros tiempos lejanos, donde la gloria de este país, emana de cada uno de los poros…, ¡de sus hazañas!

Vivo el dulce encanto de sus campos, olivos, trigos, cebadas, frutales, ríos, manantiales, mar, océano y sonrisas a raudales.

¡Cuanto….!, cuanto se pierden quienes no conocen el señorío de Córdoba, la serena belleza de Sevilla, la histórica y siempre soñada  Granada, la Cádiz con su Pepa y a sus gentes amables simpáticas y decentes.

Y ese oro, del que hasta Dios cada día disfruta en las campiñas de Jaén, mientras contempla el amanecer de la costa de Almería, degustando sus huevas regadas de oliva, y terminarlo saboreando las gambas y coquinas o el ibérico Jamón, que Él mismo creó mientras vislumbra el atardecer, en las playas o la serranía de Huelva.

¡Brindo por ti Dios!, que nos diste el Edén, a las Evas y los Adanes, y ¡cojones a raudales!, pero de los bravos, de los que simbolizan el espíritu del que sabe disfrutar del duro trabajo para vivir…, ¡como Tú mandas!

Motivo por el que les regalaste, el divino atractivo y Tu magnánimo encanto, sacando de la chistera, a las mujeres mas esplendorosas y simpáticas de los cinco continentes, ¡veinte si los hubiera!, y dándole a los hombres el estilo y el talento para lidiar tanta poderosa e increíble gracia.