Archivo de la categoría: Poesía

«Suenan los pasos…»

Escúchalo pinchando aquí de la voz de Juan Diego, ¡qué arte!

Suenan los pasos,

Ángeles llegados del cielo

vienen a sumarse al desconsuelo

en el silencio del ocaso.

Van las vírgenes de las manos,

la Macarena rota de pena,

la Dolorosa se viste de congoja,

al ver al Cristo sin gitanos.

Desde un balcón se oye una saeta,

desgarra como puñales,

Aaaaiiiiii,  aaaaiiii…

los corazones se agrietan.

el Nazareno presta el oído y escucha…

son los ecos de la Angustias

el pecho de la nuestra, ¡virgen del Carmen!

Llora el Redentor del sentimiento que nace,

La Candelaria, la del Pino, del Consuelo

de la Inmaculada al Amparo de la Almudena

cantando vítores a la Pilarica…

ruegos a Desamparados,

por África, Covandonga y la Victoria

entonando a todas horas el Rosario,

con Lluch, Aranzazu y Montserrat

para obrar el gran milagro…, ¡Guadalupe!

¡Llena las calles de nuevo!

susurra la virgen del Mar.

Santa María la Real envía su lealtad

con Salud, amor y bienestar.

Verdes montes la del Prado

y la Fuensanta un manantial

de cristalina agua de la Milagrosa

con cánticos de amor en su bella prosa.

Valvanera marca las pautas al andar,

apoya la de Peña de Francia

a la marcha de los legionarios

con el Cristo de la Buena Muerte

para verlo de nuevo alzar.

Y todos los santos, San Antonio

y Santa Rita,

la Semana Santa no se quita,

que jamás se repitan

los silencios sin júbilo,

los aplausos sin Remedios.

sin los caminos de Santiago.

gritando al cielo…

abre, abre, ¡abre España!

Suena el quejío,

ya no es un lamento,

es el Nazareno, está despierto,

muestra su pecho descubierto

viene a traernos su magia del universo.

Y el mundo se cura,

resurge la estela

de millones de encendidas velas

y almas que Dios recupera.

Aaaaiiii, aaaaaaiiii…

Cuando me da la vena «POESÍA»

No es mi costumbre y buen hacer escribir poesía, pero de cuando en vez hay quien si saberlo me abre el apetito, he ahí las respuestas a versos que por el camino me he encontrado.

 

Duro es el deseo de lo que quiero y anhelo,

poesía de caricias,

nostalgia de besos, susurros de velos,

de sueños encubiertos.

Vivir deseo la tierra mía,

que de amor lloro,

por no estar allí cuando debía.

Tromba de agua,

cielo que castiga,

tierra que recibe tu dulce esperanza,

dime que sientes,

en las llanuras al alba

allá en tus entrañas.

Huella que te llevo dentro

dame un respiro,

¡necesito aliento!

Firme es al camino

dulce y amargo,

vuelo sabedor de mi destino.

Ciencia es la vida,

carrera sin vuelta de hoja

que en mi corazón anida.

Sangre vestida de tinta que tiñe el amanecer de gualda,

verde placer de la esperanza,

blanco murmullo del alma,

azul de versos en calma.

Versos que acompañan al silencio,

párrafos que en el alma duelen,

sueños que el corazón hieren,

letras por divisa y sentimientos.

Empezar de nuevo,

brotar de la tierra,

de un manglar,

suspirar y nacer,

brillar en la ausencia,

sentir en silencio…,

que la vida quiero.

Tempestad que brota del dolor que en mi crece,

de la lejanía viene,

el suspiro que me advierte de la derrota.