«De colas y otras lindezas…»

A tiempos revueltos ganancia de pescadores. He ahí una explicación no científica, pero a ciencia cierta, de los últimos devengos y resultados en este maravilloso y espléndido país, a pesar de genes mal diseñados en la médula espinal de España, muestro gobierno.

Tanto es así que no ponen freno a las colas, y no son en los supermercados, sino de la miseria y del hambre, tan de moda gracias al talento de nuestros dirigentes. Hoy cualquiera se puede encontrar en una de ellas con un Mercedes como matrimonio y una casa de cuentos de hadas. Es el devenir de tomas de decisiones sin control, de quien no busca la igualdad en los seres humanos, sino de diablos puestos al servicio del inframundo.

Gente en la miseria sin poder cumplir con sus hijos o familiares, y el gobierno derrochando nuestros dineros a manos llenas. 440 millones y un pico de euros para el ministerio que más desigualdad, ha creado jamás en un país, el de Irene, la de la Montera y su desigualdad social. Una «menestra» que en su día redujo la calidad humana de quienes son homosexuales, al fango de la desvergüenza alegando que ellos, y ellas, necesitaban ayudas sociales por ser como son. ¡Manda narices!

Una secta dentro de un ministerio creado para multiplicar diferencias sociales al servicio de la desigualdad y sus votos, como ocurrió y sigue ocurriendo, con las mujeres de estos días. Ellas, según el criterio de semejante jumento, no valen nada, necesitan también los dineros de las subvenciones, sin ello no son nadie. Una ejemplar decisión, sí Irene, crear un concurso para un ensayo, donde sólo las féminas damas y doncellas podrían presentarse, por el miedo a los hombres, podrían ser los primeros. Con ello relegó a esas maravillas que Dios creó, al mismo infierno.

Son los ecos de los tambores para los marqueses de Galapagar, capaces de denunciar a un señor por poner a Manolo Escobar, aludiendo a la seguridad nacional y alegando que estaba accediendo a secretos para revelarlos. Y tantos sin saber quién es Pablo Iglesias, el de Venezuela, Irán, terroristas… el malhechor trabajando en pro y beneficio de él, y el misterio de su compañera de vida.

Hombres y mujeres en las colas esperando su turno, y hoy al Cielo gracias, sin la vergüenza de verse sin nada, a pesar de haberse ganado el futuro labrando y cosechando sus tierras, conscientes de que tarde o temprano, ¡volverán por sus fueros!

Para escuchar en «Cita a las 3 con Rafa Vega» pincha en RadioInter

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s