Todas las entradas por Fernando Cotta

“El reventón”

El reventón. Y no es para menos, un restaurante en Valdemoro donde con un bocata IMG_20190915_143445revientas. Si te lo comes todo, por supuesto. Jamás vi algo igual. El caso es que esta mañana pasaba por dicha localidad a por la nicotina habitual y mira por dónde. Me apetecía un café en mi cafetería habitual. Visto que San Pedro ya no tiene problemas de próstata y suelta agua en abundancia y sin temeridad, no tuve otro remedio queIMG_20190915_143854 cambiar de sitio, si no quería terminar empapado. De manera que buscando otro lar donde elevar el espíritu a base del líquido negro y su maravillosa cafeína, encontré el lugar, con la ventaja de aparcar justo a la puerta de “Kandela”, así se llama el culpable del reventón.

El olfato me decía que allí se cocía algo. Viendo la carta te das cuenta de si hay o no amor en los fogones y mira por dónde, me enamoró el titular de cada ristra de viandas.

“Tengo prisa”, “Proteínas saludables”, “Endulzando la vida” son algunos de esos títulos indicadores de los manjares según tiempo o placeres. Cuando lo vi, me acerqué a hablar con el dueño para preguntarle algunas cosas. IMG_20190915_151039Aún no me había percatado de la otra carta.

Roberto, así se llama su propietario, me comentó que el nombre al local le parecía hermoso, “Kandela”, fuego, fogones, marcha, todo va unido en esa palabra.

Cuando le dejé y vi la otra carta, tomé la decisión de comprobar hasta qué punto podría ser cierto. “Bocadillos Supergigantes” reza el soporte anunciador, pero no fue ese calificativo, sino el contenido, todos iban acompañados de “patatas a lo pobre”, algo extraño.

Después de darme un paseo por Torrejón de Velasco, Parla y Pinto, camino ya de casa, no podía quitarme de la cabeza esa particularidad. En Gran Canaria, Santa Brígida, para serIMG_20190915_151200 más exacto, mis padres tenían un restaurante muy famoso por aquellos entonces y aún recuerdo desde que era niño, antes de echar un cable los fines de semana, como era de Ley en aquellos tiempos, nos comíamos un par de bocatas de patatas fritas para aguantar el trabajo, eso sí, recién hechas y naturales, la comida vendría después, cuando el zafarrancho hubiera acabado. Aquellos tiempos flotaban en la imaginación de esos maravillosos recuerdos, de manera que avisé y me fui a ver qué carajo era aquello.

Pedí el “bocata de Pueblo”, picadillo de chorizo, huevos fritos y las patatas con una cervecita por compañía. Mientras, hice algunas fotos de platos que me gustaron por su presencia.

Cuando llegó el bocadillo no me lo podía creer.

-¿Pero esto qué es?, eso no hay quien se lo coma, es para dos. ¿Es el bocata?, pero mujer, IMG_20190915_151014antes se avisa, ¡a dónde voy con semejante zapatilla!

-Es que son así –me contestó.

Le pedí que me dejara hacerla una foto con el cirio y luego hice otras para que vean de cerca y se hagan cargo de las dimensiones de semejante entrepan, ¡teeeeela!, y todo por 7,95 € incluyendo la cerveza. Me comí la mitad, no pude con todo, los añitos pesan.

Están muy de moda esos bocadillos enormes, pero por norma llevan mucho pan y poca chicha, en este caso debo decir, ¡que pesa!, ¡hostias que si pesa, antes y después!

Por supuesto tienen una carta amplia de platos, no los probé, solo faltaba acabar finiquitado por un infarto.

Les sugiero que se acerquen, comprueben y disfruten de estas causalidades de la vida, no es muy frecuente encontrar sitios así.

Ahí les dejo la dirección. Aún no tienen Facebook, Twitter o web, de manera que la única manera de conocerlo es ir por esos lares y eso sí, llévense compañía o no podrán con todo. Salvo que estén en la edad de zampar, ¡por supuesto!

Aquí les dejo el enlace de Google Earth. Restaurante Kandela

Cuesta de Valderramata, 6 – Valdemoro.

 

Anuncios

“El museo de los horrores”

El museo de los horrores es, para quien la guerra civil fue una desgracia, el título perfecto para el Museo de la Batalla del Jarama en Morata de Tajuña, Madrid. www.batallajarama.es

Es la segunda vez que lo visito, en esta ocasión con ánimo de entender el porqué de un IMG_20190908_140432enfrentamiento entre hermanos. Nunca he sido capaz de comprender hasta qué punto se puede utilizar a las masas en pro de unas ideas que pueden estar o no equivocadas, para llegar a matar por ello.

Todos somos libres de pensar y de creer en temas para otros imposibles, pero el respeto, esa palabra mágica salida de quien atiende a los demás como le gustaría que hicieran con uno mismo, se perdió en aquellos nefastos sucesos.

La guerra no la ganó nadie, todos perdimos en ella, el daño que hizo a ambas partes es casi irreparable, salvo que el tiempo y la necesidad de plantar un árbol nuevo, ayuden a un pueblo de por sí hospitalario, agradecido, trabajador de luna a luna y sencillo. Tanto como la propia vida, en apariencia compleja, pero en la realidad, simple…, a dar por olvidado el ejemplo sin  quitar la vista atrás.

España es un país donde el humor forma parte de los genes, un antídoto maravilloso IMG_20190908_140830para soportar el tedio de la realidad que nos acompaña en el día a día, pero en especial y ahí voy a dar como ha de ser, a quienes miran por sus alforjas y del resto de los humanos solo quieren su apoyo.

Este museo es el reflejo del caos, un espejo perfecto para ver cómo y de qué manera acaban los extremos cuando se enfrentan.

Ahí tienen un casco de soldado. Esos agujeros son el finiquito al otro mundo de quien lo IMG_20190908_140038tenía puesto. Un tiro y metralla, cualquiera de nuestros hermanos, padres, hijos o nietos podría estar debajo de esa supuesta protección que de nada sirvió al valeroso guerrero.

Niños con las piernas amputadas, horrores de la guerra, monjas, frailes, curas, rojos, nacionales, todos ellos por el capricho de quien arrojó a un enfrentamiento armado a los españoles y del que nuestros abuelos no querían ni hablar por resentimientos hacia ellos mismos. Tampoco lo entendieron, les tocó el bando equivocado o acertado, y de ahí a los seiscientos mil muertos.

Vuelvo y repito. Este sitio de los horrores debe ser visitado por todas las personas, en especial los niños, ellos son el futuro de un país siempre grande, salvo cuando se ponen delante los políticos y destrozan las ilusiones de todos tan solo por el afán de poder o de sus bolsillos, y me da igual que sean de uno u otro partido, “los políticos deberían ser culpables hasta que se demuestre lo contrario”

Si tuviéramos esa conciencia, ninguno de esos sinvergüenzas nos engañaría. Pronto llegan las elecciones y de nuevo volveremos a ver los Burros Volando. Y yo les digo con todo mi respeto y cariño, pues soy de los que conozco el país de cabo a rabo y a sus gentes. Siempre he procurado rodearme de los abuelos cuando viajaba, ellos son la IMG_20190908_140157historia, la auténtica, con sus puntos de vista, para el resto ya está el que tiene la suerte de escuchar a los ancianos y analizar la información y consecuencias.

La contienda la ganaron unos, la guerra, queridas y queridos amigos, la perdimos todos. Hoy seguimos viviendo las secuelas de quien nos utiliza para seguir ganando votos. Son tantos los vendedores de paja que solo tienen una solución para llegar a nuestras huchas, dividirnos para ganar.

Entre las paradojas de la lógica aplastante, digamos la cal y arena o la chaqueta del guardia, como antes se decía, el ABC como Diario Republicano de Izquierdas y IMG_20190908_140203posteriormente dando las noticias con los partes oficiales de la fatídica guerra del bando nacional. Hoy este mismo diario es de derechas, no sé si republicano o monárquico, pero…

He ahí Gregorio Salcedo, el artífice de esa escultura creada a base de metralla, hoy símbolo para la paz y de este lugar IMG_20190908_140236digno de visitar. Su esfuerzo y trabajo ahora nos sirve para tener un lugar donde comprobar por nosotros mismos, hasta dónde nos puede llevar la falta de tolerancia y sobre todo, la capacidad de analizar y razonar los mensajes que nos llegan por todas partes, de quienes necesitan nuestro apoyo para lograr su éxito personal en pro de sí mismo.

En usted está la decisión. Como decía Shakespeare, “ser o no ser”.

Anclado a la peseta. “El Bocata”

Anclado en la peseta. ¡Qué bien suena, caray!

Me habían recomendado que fuese a ver este restaurante “Bar Tapas El Bocata”. Tal y como me lo comentaron no podía ser, algo no cuadraba, hasta que, como diría Julio Cesar; ¡fui, comí y verifiqué!

Y ahora vean, hice fotos del menú y otras esquinas diseñadas para dar a conocer el trabajo de este establecimiento situado en la avenida de La Laguna, número 5 de Parla, IMG_20190906_140518en Madrid.

Entré y de espaldas a la barra me senté en una de las mesas. Enseguida trajeron la carta y el vino con casera. Cada mesa tiene una botella de litro de aceite de oliva con otra de vinagre de inferiores proporciones. El truco del aceite es maravilloso. Pinchan el tapón y sale lo justo para ir regando la ensalada con el líquido de oro de los Dioses.

He aquí el menú. Seleccionas, y marcas un primero y un segundo de tu gusto…, pero alto, IMG_20190906_140354¡me traen una ensalada para ir haciendo boca! Lean, y observen los platos. Hay solomillo, chuletón…, en fin, una carta inmensa para ser menú puro y duro.

Llega la ensalada, ahí tienen la prueba del delito, el aperitivo para ir abriendo el apetito y a los cinco minutos, los guisantes. No tuve suerte con las alcachofas, se habían agotado, pero…, verde era la verdura.

Comía tranquilamente y el lugar comenzó llenarse, incluso paisanos de “amalillo IMG_20190906_140528colol puesta de sol en Singapul” entraban al establecimiento, y sin faltar, es una de tantas bromas necesarias para darle salsa picante al argumento.

Finiquité el primero, perdón, el segundo y primero, “ensalada y las canicas verde esperanza separadas de sus vainas salteadas con jamón”. Esperé el que se supone sería mi segundo apellido, pero en tercera posición, eso sí, al ajillo, del asado estoy un tanto aburridillo.IMG_20190906_141612

Llega el manjar, fotografía y a darle al tenedor y cuchillo con gracia y talento, pero sin alevosía, no había prisa, salvo la que yo mismo me metía en el cuerpo tras ver entrar más estómagos en su justo momento al sitio apropiado según el espacio tiempo y gusto de cada cual.

Me puse en marcha con uno de los descendientes del gallo Manué, “ahora está de moda, ya saben, quieren eliminar su raza por ser violadores de las gallinas”. Estaba en su punto, bien salseado y acompañado de tubérculo IMG_20190906_143453blanco de no sé qué zona, patatas fritas, ¡vamos! Acabé la cuestión y este comensal no es de postres, pero…, necesitaba saber si tenían algo casero de los menesteres y placeres de golosos, y sí, puding al cuerpo.

Hora de abonar “la suelta”, que no la “dolorosa”, no es el caso, a estos precios nadie le pone peros, eso creo, aunque ya saben, a veces hay quien le mira el diente a caballo “regalao” y le piden alojamiento, sustento y IMG_20190906_145129veterinario.

Voy a ser muy franco. Nada se puede decir en contra de este restaurante llamado Bar Tapas El Bocata, nada. Quien conoce el sector sabe y conoce los costes del producto y cómo no, del personal en mesas, barra y fogones. Haber comido ahí a esos precios, con tanta cantidad y buenos alimentos ha sido una auténtica gozada, me ha recordado a los tiempos donde el menú normal costaba 1.000 de las antiguas pesetas, 6 eurillos de para quien no conoce la paridad de la cantidad, y no ha faltado de nada, todo lo contrario, he acabado los platos porque así me enseñaron mis padres.

Por cierto, miren, el argumento del arroz con bogavante en las paellas colgadas en la pared. Cuando son muchas salerosas y salerosos a la mesa, salen a menos de 600 pesetas por barba, ¡tela!, 3,60 € IMG_20190906_151611comensal. ¡De risa!

Carlos, el artífice del milagro, comenzó con una empresa de todo a 100 cuando los chinos en este país solo les veíamos en los restaurantes con las especialidades típicas que entonces nos vendían. Fracasó por motivos lógicos siendo el tercero en apostar en el polígono industrial Cobo Calleja. Cuando llegaron los de ojos rasgados con esas fantásticas ayudas del Estado Español en impuestos, le ocurrió lo que a tantos otros, era imposible luchar contra ellos. Hoy y para mí, Carlos es un bastión, el estandarte de la Ibérica Península, un soldado de los viejos tercios del siglo XVI, de otras maneras, por supuesto, un aguerrido luchador, con mayúsculas, y lo digo con razón, nuestros autónomos y pequeños empresarios se quedan fuera del mercado ante los recién llegados, esas ventajas fiscales les hacen polvo, amen y como es de Ley, las consecuencias de las horas de apertura de los negocios regentados por los nacidos en oriente, algo que en este país estaba prohibido hace 40 años.

En fin, gracias a Carlos Moreno González, el Don Quijote de la hostelería, Carlos junior, su hijo, con buenas dotes para seguir el camino del nacido en el año de la mejor cosecha del siglo XX, ¡pero no te olvides que la uva era de la añada anterior, jajaja! Y cómo no, a Talía y Quino en las mesas, Use y Eugenia en las altas temperaturas de los fogones.

¡Gracias, chapó por vuestro esfuerzo! ¡Y fuerza, que no falte!

Su dirección de Facebook, por si desean conocerles. El de la Avenida de las Lagunas.

Bar Tapas El Bocata

 

“Ritual to slice ham and…”

Ritual to slice ham and eat it without any regrets , for vegetarians or vegans, and shelters them the universe!

To the Ham Fermin I say
Hey my Dear  friend
You of Divine’s will
Showed up like Pork as a witness
that in afterlife you did not fullfil
and today as a punishment
the dance of the knife and ham slices….
You wanted it!
That is why I beg you
Faithful politician,
not to take into account
what I practise today,
for way before us you were served,
and now you suffer
for what you received before
Amen!
———–
Para leer en Español, pinchar aquí
————
Fernando Cotta

Radicalismo ecológico o ecología radical.

Si desea escucharlo, pinche aquí

Un título curioso, radicalismo ecológico justo cuando estamos contemplando el ascenso de las temperaturas en la mayor parte del mundo, ¡menos en España!, donde este año el calor y “la caló” insoportable que cada verano nos azota sin pausa ni contemplación, se Un políticoha ido por otras patrias, tales como Francia, Alemania, Polonia, centro Europa y a saber. Eso sí, en contra nos estamos llevando el mal agüero de la sequía.

Somos el desecho de los plásticos, no todos, pero sí en su mayoría, el resultado de las cosechas de esas grandes compañías contratantes de expertos en hacer grupos de presión a los jamones de la Unión Europea, y cómo no, al resto del mundo. ¡Perdón!, quise decir políticos, me sale la vena de quien piensa…, “un político es culpable mientras no se demuestre lo contrario” y no es mía la culpa, sino de las reglas y competencias delEl día en que juego de la Oca, ¡del chorizo tiro porque me toca!

Plásticos para arriba, abajo y nosotros hacemos lo que a ellos se les pone del carajo. En especial a esas bellas personas que viven de asociaciones bien argumentadas y sobradas de glóbulos verdes y morados, entre 100 y 500 eurillos la tonadilla, ¡oiga!, ¿quién da más?

Una cosa es que actuemos en consecuencia para evitar ser un desastre medioambiental, y Nos manipulanotro que, en la buena fe de quienes vemos necesario actuar, creemos otro cisco a cuenta del primero. Y parece una paradoja, pero no, no lo es, es la congoja a la que nos enfrentaremos si no aprendemos. El día que dejemos de seguir las modas para primero reflexionar y luego actuar en consecuencia, la sociedad dará un cambio radical en pro y beneficio de la humanidad y nuestra amada casa, este maravilloso y formidable planeta. Si no lo hacemos, George Orwell y otros tantos como él, habrán descrito el futuro tal y como será para nuestros hijos y descendientes, vivirán un mundo que ya se está desnaturalizando a voluntad de los caprichos de esos desalmados e interesados en seguir haciendo de nosotros lo que les sale de sus malas voluntades.

Nos manipulan los medios información, las redes sociales, los especialistas, los políticos, sus dividendos y por supuesto a todos ellos, los “generalifes” de esta guerra sin cuartel. No tienen cara pero sí una fuerza descomunal, son quienes crean el mundo a su imagen y semejanza y no son dioses, no, sino las grandes compañías y sus intereses, los llamados lobbies.

Si hoy dejamos de consumir plásticos nos encontraremos con un grave problema en el ecosistema, ¡la madera!, de algún sitio tienen que salir los envoltorios y envases, pero además el petróleo al principio bajará de precio por la reducción de la demanda hasta que los “petrodueños” del oro negro, almacenen cuanto deseen y den la orden de restricción del crudo a los mercados. Cuando eso ocurra ¿el combustible se pondrá a 200 € el barril de Brent? No es más que un ejemplo. Sin embargo si forzamos a buscar soluciones intermedias encontraremos ese equilibrio tan necesario para hacer que la vida siga su curso dentro de un mundo sostenible, pero pasa primero por limpiar, reutilizar y reciclar en lugar de dejar de construir o destruir puestos de trabajo, ¿no les parece?

 

IKeee, ¡Ah! ¡Vaya desastre!

Si desea escucharlo,  pinche AQUÍ

IKEA, ¿el resultado de la ganadería mejor domada de la historia? Pues no se lo tome a broma, ¡no!, no lo es.

Hasta que punto puede llegar el individuo como tal y en colectivo es al menos sorprendente cuando de trata de seguir las huellas de las inhumanas costumbres del consumo, faltaría más. Tal como suena y es.

Nunca he sido un ejemplo a seguir en cuanto a corderitos y ovejitas se refiere. Siempre IKEAque veo algo o alguien trazando un camino busco el origen del porqué y hacia dónde me quieren llevar. Es de natural término la desconfianza que siento en esos sinuosos senderos en apariencia rectos, pero con las curvas señalizadas en pro y beneficio de las muestras y maneras para dejarnos los reales. Para quien no lo sepa, la cuarta parte de una peseta de las de antes o en su defecto 665,544 por pieza de a euro el viaje.

No sé cuántos puestos de trabajo se perdieron en su momento por la novedad de sentir a unos elementos soltándonos por narices el aliento del sueco en la nuca y nada tengo contra ese país, válgame el cielo que no, salvo la tasa de suicidios y algunas cosillas por el estilo. En España siempre hemos sido abiertos a consentir casi de todo, la paciencia derivada del sentido del humor tan nuestro, siempre han sido determinantes a la hora de probar cualquier cosa nueva, ¡pero oiga!, ¿a qué precio? ¿Se lo han planteado en firme alguna vez?

Luego nos quejamos de los salarios bajos, escasez de trabajo y de tantas paradojas, el martirio de las congojas, tanto que no damos abasto. Sin embargo mucho discutir arreglando la nación, pero en tomas de decisiones, ¡ninguna!, para la somera y magna costumbre de Andaqueylatomeotro.

De IKEA solo puedo decir que es una fábrica de ganado, un centro donde la neurología no necesita otro camino que recorrer esos pasillos de muerte a las libres neuronas para ir encadenándolas de grilletes invisibles en nuestro cerebro, cerebelo y a saber delikea 2  subconsciente. IKEA es un jardín de guadañas a las libertades, un centro especializado en crear cuerpos sin alma o almas con la misma imagen, todos son propietarios de la república de su casa, ¡manda cánones!, pero leches, ¡si en la mía soy el rey! Bueno, bueno, no nos engañemos, ellas las reinas y nosotros los consortes con suerte.

¡Compre usted una “bord” y se va a enterar de lo que es bueno! ¡Solo cuatro tornillos, oiga! Cuando se lleve el trozo de manera, las cuatro patas por separado con las tuercas, la llave fija al estilo de las viejas maneras de los chinos y la aterrante idea de los ingenieros “ikeanos”, se va a enterar de lo que vale un peine.

El peine, los riñones, la paciencia y ¡al carajo la vela IKEA, todo sus ingenieros, y al dueño! ¡Andayqueledén sin pomada! Bueno…, si la tienen y es de su propia marca, no digo nada, así sufren en sus propias carnes de las casi tres horas para colocar, ¡cuatro puñeteros tornillos!

Quizá se les olvidó incluir la mira telescópica con laser de alta precisión, niveles y contraniveles para instalar las patas. ¡A saber! Y encima, señoras, señores, damas, domos, damos, doncellas y donceles, hay que pagar el desencuentro con la vida de una fatídica mesa de infarto. ¿Y quién se hace cargo de los daños colaterales? Me refiero al cabreo, sudores y la cantidad de papel higiénico necesario para limpiar todo lo que en esos momentos se le pasa por los sesos en memoria del inventor de semejante empresa. ¡Tela!

En IKEA solo tienen una cosa buena, siempre lo he dicho, las velas pequeñitas, son baratas, van en grandes paquetes y son estupendas para el tiro al blanco con una escopeta de perdigones, siempre sabes dónde se queda el balín. Es lo único que vale de semejante insulto a la capacidad de quien piensa por libre y entiendo que eso es una falacia más de la vida, el vivo ejemplo de una empresa hecha a medida para conducir a las personas.

Por eso, vuelvo y lo repito, ayer solo hice un favor intentando acoplar lo imposible, ni fui, ni voy, ni volveré a ir jamás a donde no solo me sale carísimo, sino que destruye empleos, aborrega, tengo que utilizar mi tiempo, quieren meterme el sueco por sus derroteros y no sigo, tan solo les envío mis queridos y amables saludos y a por viento fresco.  

¡Hasta las narices!

Para escucharlo, dale aquí

Y de lógicas conclusiones, hasta las narices estoy de tanto vendedor ambulante al estilo de los viejos tiempos de los barberos. No de los buenos, sino de esos que por vender, fabricaban aquellos ungüentos para el pelo, vivir eternamente sin más motivos que hacer el negocio de a necio el billete verde.

Hoy y parece mentira, volvemos a vivir lo mismo, eso sí, con medios un tanto diferentes. Las telecomunicaciones han sido el trampolín de muchos mercenarios de a dos cuartos y un tanto más que, por salir adelante no dejan ni su madre en condiciones. No es una broma, ¡no! Hace muy poco en un evento de Madrid, con un profesional uruguayo venido de la otra orilla pude verlo en vivo y en directo. El sujeto se atrevió a decir delante de varias personas relacionadas con la sanidad que…, ¡no se lo pierdan!, merece la pena, ¡no tiene desperdicio!

-Los bebés no deben tomar ni la leche ni de su madre, ¡con un par de narices o metralletas de un soldado a sueldo de sus propios intereses! Andayqueleden sin pomada, ¡leches! Presencié a ese cretino con varias compañeras del sector de la salud y todos nos quedamos de piedra. El elemento soltaba disparates a tal velocidad que no dábamos abasto para digerir la realidad.

Cada día, tan solo hay que ojear los periódicos nos encontramos a uno de esos vendedores de crecepelos, estafadores de a tontos, y lo digo con ganas y alevosía, que a las frentes de más de dos dedos, no les engañan y es de sentido común. ¿Recuerdan cuando Francia nos hizo la guerra gastronómica con el aceite de oliva? Por aquellos entonces se decía que era malo para el corazón, aumentaba el colesterol y hasta era efectivo para evitar el priopismo, ¡bueno!, esta última no es así, pero casi.

Años más adelantes les dio por el pescado azul, esos peces eran terroríficos, a tal punto fue, que si te comías un par de boquerones casi tenías la plaza en la tumba asegurada. De nuevo era el colesterol, triglicéridos, y el copón de la baraja, también.

Ahora es peor, que si el queso es el enemigo número uno de los alimentos, tome usted arándanos, ¡oiga!, vivirá mil quinientos años, no se le ocurra tomar zumo de naranja, ¡la casca!, y todo sigue de la  misma manera que esos tiempos donde los vendedores de a paja por cien euros, siguen haciendo sus agostos mes a mes.

La manipulación mediática nos está sometiendo hasta el punto de no saber qué rayos hacer y yo les digo: señoras, señores, damas, domos, damos, caballeros, damiselas y donceles, ¡no hagan puñetero caso!, salvo y como es de Ley, sean alérgicos a un producto determinado, en tal caso callo, pero en el resto y recuerden, somos un país longevo, el segundo detrás de Japón, según dicen por ahí, y eso no se lo debemos a los traficantes de malas ideas, sino a nuestra dieta mediterránea, al vino, las cervecitas, tapitas, el sol y alegría que nos caracteriza. El resto es cuento, el peor de todos.

Ustedes verán, en mi caso lo tengo claro, como aquello que me da la gana y cuando me apetece, conozco mi cuerpo y sé que no debo abusar ni de le lechuga, si me paso puedo volverme de color verde y si es de maíz, de amarillo canario.

Va siendo hora, digo yo y muy en serio, que la prensa deje de buscar entre las miserias de los demás para vender las noticias empaquetadas en falacias de tres céntimos el click, ¿No les parece?, y la mejor de todas las maneras es evitar el paso del cursor por esas enmarañadas comunicaciones sin verificar. ¡Yo el primero!