«A Doña Clara Campoamor»

Doña Clara Campoamor.

Una mujer con los talentos necesarios para sacar adelante el voto femenino. Una feminista con causa en aquel período donde Azaña, no la quería y avisó de que con su voto el PSOE estaba perdido y cómo acertó. Fue el desastre para el bloque de izquierdas en 1933.

Hoy hay quien sostiene que esta honorable mujer, “con mayúsculas” se exilió voluntariamente tras el golpe de estado por el bando nacional, y no fue así, se marchó tras darse cuenta que la república había fracasado y por supuesto por el miedo a ser asesinada por el Frente Popular.

De nuevo la izquierda radical que habría repudiado con toda su alma Doña Clara Campoamor, intenta apoderarse de la mujer a base de imponer su nombre en la estación de Chamartín, y miren, me parece loable y correcto, siempre y cuando que pongan una placa enorme que rece:

Estación de Clara Campoamor, se marchó de España por miedo a que la asesinara la izquierda del Frente Popular y al desastre de la IIª República”.

Entonces seré el primero en coger la bandera de este santo, fascinante y maravilloso país, iré a ver su estatua, hincaré la rodilla al suelo, rendiré mi sombrero a quien se lo merece de veras y la dejaré un mensaje:

“Clara, ¡ay mi clara!, gracias a ti, mujer, el sexo femenino alcanzó la igualdad, pero si conocieras a las feministas de ahora, la vergüenza sería tal que volverías a marcharte de tu amada tierra de nuevo”.

Oportunistas y ladrones de pensadores, luchadores, de almas dispuestas a entregarse en el bien de la comunidad, estos son los miembros de este gobierno que nos lleva al desastre, un ejecutivo que solo vive para seguir mamando de nuestros bolsillos sin ningún respeto a las reglas del juego, sinvergüenzas de a pelo descubierto de total falta de escrúpulos. Es el reflejo de quien nos enfrenta como moneda de cambio a poltrona de la muerte.

Clara Campoamor se lo merecía todo, menos el momento de esta falta de respeto a quien habría enviado a que les dieran por oriente, ella habría levantado sus manos en favor de la mujer con todos sus atributos, incluidas esas, que no defienden las embusteras de ahora, me refiero a las féminas obligadas a respetar sin quejarse, tal cual ocurre con las musulmanas, cuando las mal llamadas feministas de ahora, recurren al amparo de, es su cultura y se siente a gusto.  

Clara, me duele, siento una pena inmensa por el momento, por quien utiliza tu nombre en bien de un desastre del que tú, habrías salido de nuevo corriendo.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s